Empaña violencia duelo entre universitarios

La historia de violencia entre las hinchadas de Tigres y Pumas vivió este sábado un capítulo más en San Nicolás de los Garza.
 La historia de violencia entre las hinchadas de Tigres y Pumas vivió este sábado un capítulo más en San Nicolás de los Garza.

Óscar Adrián Velázquez | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Estadio Universitario, 29 de Marzo de 2008

  • Se desatan varias broncas antes y después del juego
  • Reportan seis detenidos y cinco lesionados hasta antes del duelo

La historia de violencia entre las hinchadas de Tigres y Pumas vivió este sábado un capítulo más en San Nicolás de los Garza.

Decenas de seguidores de ambos equipos participaron en diferentes hechos negativos, que empañaron el partido que se dio en la cancha del "Volcán".

Hasta una hora después del encuentro, las autoridades reportaron un saldo de seis detenidos y cinco lesionados, pero esa cifra podría ser mayor una vez que se encaucen los esfuerzos.

Entre los heridos se encontraron al menos dos aficionados de Pumas, que fueron trasladados para su atención a diferentes hospitales.

Desde temprano, varias porras de la UNAM, procedentes de diferentes partes del país, reportaron agresiones a su arribo al estadio, por grupos espontáneos que les lanzaron objetos a su paso.

Se pudo atestiguar también que una porra puma, presuntamente originaria de la Ciudad de Saltillo, Coahuila, retó a los regios que se encontró a su paso, lo que desató una lluvia de objetos momentánea en el estacionamiento del inmueble por el lado poniente que da a la avenida Barragán.

Las diferentes corporaciones policiacas montaron un operativo especial por ser el partido considerado "de alto riesgo", pero fue imposible contener los roces que se dieron incluso a nivel individual, camino a los accesos del estadio.

Ya en el interior del inmueble la vigilancia se reforzó con los elementos de seguridad privada del club, pero al salir, y pese a los esfuerzos de logística, volvieron a surgir brotes violentos.

Trascendió que esta vez nada tuvo que ver la barra felina "Libres y Lokos", que incluso, como medida de seguridad permaneció en el estadio hasta 25 minutos después de terminado el encuentro, por lo que las agresiones habrían trascendido a los aficionados comunes, es decir, ajenos a un grupo organizado.

[mt][foto: E.Quintana/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×