¿Quién dice que justo Chivas no me saca de la racha?: Romano

El triunfo se le niega, pero él no baja los brazos. Dice que no hay que perder la ilusión, que mediante el trabajo y el amor propio pueden revertir esta situación.
El triunfo se le niega, pero él no baja los brazos. Dice que no hay que perder la ilusión, que mediante el trabajo y el amor propio pueden revertir esta situación.
 El triunfo se le niega, pero él no baja los brazos. Dice que no hay que perder la ilusión, que mediante el trabajo y el amor propio pueden revertir esta situación.

Juan Téllez | MEDIOTIEMPO (Redacción)Zapopan, Jalisco. 7 de Abril del 2008

  • No se fía de las estadísticas

El triunfo se le niega, pero él no baja los brazos. Dice que no hay que perder la ilusión, que mediante el trabajo y el amor propio pueden revertir esta situación.

Lo cierto es que este América no puede alzar el vuelo en el torneo local, pero su técnico, Rubén Omar Romano, no pierde la fe.

"No se puede dar el triunfo, sabíamos perfectamente que teníamos un equipo muy limitado en cuanto a número de jugadores, complicado aún con los lesionados, suspendidos, un equipo que en lo físico dejó mucho, no tuvo una gran planeación en este sentido y no nos alcanza para las dos cosas", comentó.

Los números no le gustan a Rubén, pero en medio de la charla le echa un ojo y comenta con los amigos de la mesa, la Tabla General, el goleo individual y el porcentaje.

"Esto es aparte. Las estadísticas a mí no me interesan. ¿Quién te dice que justo Chivas no me saca de esa estadística? ¿Quién lo puede decir? Esto es futbol, sólo que llegué en el momento complicado de una institución, pero bueno hay que ver porque se viene una reestructuración y hay que ver si me toca en junio".

Rubén le da un sorbo al café, mueve el encendedor por la mesa, se saca los lentes de lectura y dice que por los americanistas del país buscarán dar todo, con tal de ganar el partido del domingo.

"Solamente por la afición, pero bueno, el miércoles pasado les dimos una gran alegría y esperemos que este juego que es muy importante para la afición podamos dar el resto y después viajar a Chile para completar lo de la Copa (Santander) Libertadores. Tenemos que dejar hasta la última gota de sudor, hasta la última gota de esfuerzo, no tenemos mucho en cuanto al esfuerzo porque en lo físico el equipo quiere, pero no puede y se hace complicado y vamos a tratar de que el equipo llegue bien a los partidos. Trataremos de que el equipo el domingo se juegue todo para después descansar un poquito y descansar hasta el partido contra la Católica".

Rubén Omar también añadió que a estas alturas del partido no quiere ponerse a pensar en las derrotas, pues "no pienso nada, estoy en un momento en que tengo que encontrar soluciones y no lamentos".

-¿Las ha encontrado?- "Por momentos sí en la Libertadores y por momentos no en la liga".

PLANEAR UN CLÁSICO

El técnico juega con el encendedor, después abre y cierra la tapa de sus Marlboro rojos. En la mesa descansa una libreta que en cada página tiene una cancha de futbol, a su lado hay una pluma color negra. Se le pregunta que si ya tiene la manera para frenar y vencer al líder y contesta que en "eso ando".

"Planearemos en la semana la estrategia, viendo los jugadores que están, ahora se lesionó Villa y hay que ver si está para el partido y ésta es una de las complicaciones que he tenido a lo largo de esta temporada".

El ex técnico de Celaya, Tecos y Morelia dice que más allá de los goles de Bravo y las fintas del "Gaucho" Ávila, le ocupa más el grupo.

"Me preocupa Chivas como conjunto, no individualmente, creo que tiene un conjunto que tiene trabajando muchos años juntos, como nosotros que tenemos mes y medio".

De inmediato suelta un deseo, puede perder muchos partidos, pero "quiero ganarle a Chivas, no por mí, sino por la afición".

Sobre su gente, sobre el americanismo, el Director Técnico señaló que son algo especial, que es la única afición que colma un estadio, cuando el equipo pasa por una cruda crisis.

"Fue un partido histórico (América 4-3 River Plate), un partido muy bueno, un partido donde hubo 80 mil personas en el estadio y creo que muy pocos equipos meten tanta gente, y más por la marcha del equipo. Creo que tienen la mejor afición del futbol mundial".

La charla pasó los 15 minutos y el tercer cigarrillo se consumió sin siquiera darle una fumada, después confiesa que de este mes y medio que ha vivido como estratega de las Águilas, no lo cambiaría.

"No me arrepiento de venir, de América no me arrepiento nada", dice inflando el pecho.

Romano dice que el tiempo se acabó, que tiene que comer "en el restaurante", en una ciudad con más de siete mil giros de comida, según la sección de economía del periódico Público de Guadalajara, Rubén dice que va a uno y no hace falta decir que va a la Fonda Argentina, su restaurante, el que administra don José Romano, su papá y formador.

"Busco el sobreponerme y tener la frente en alto y dar la cara, y poner el pecho ante una adversidad muy fuerte que es este campeonato. Yo llegué a un equipo donde las cosas están ya hechas, y pensamos en tratar de mojarlas, pero físicamente el equipo no responde porque no tiene una base de trabajo importante, y a parte se complicaron más con lesiones y suspendidos, es duro, pero tengo la capacidad y la fuerza para soportar todo esto".

[mt][foto: R. Ruiz/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×