Fiesta en Guadalajara para Chivas y Omar Bravo

Fue una verdadera fiesta en el Jalisco. Omar Bravo anotó su gol 100, Chivas goleó a un displicente Puebla, y hasta Antonio Salazar, juvenil que entró de cambio por Bravo, anotó gol en el primer...
 Fue una verdadera fiesta en el Jalisco. Omar Bravo anotó su gol 100, Chivas goleó a un displicente Puebla, y hasta Antonio Salazar, juvenil que entró de cambio por Bravo, anotó gol en el primer balón que tocó. La noche fue redonda para el Rebaño Sagrado,

Fernando Ruiz | MEDIOTIEMPOEstadio Jalisco, sábado 26 de Abril de 2008 ante un lleno

  • Bravo por fin anotó su gol número 100
  • Chivas demostró absoluto dominio y regresó a la cima del torneo

Fue una verdadera fiesta en el Jalisco. Omar Bravo anotó su gol 100, Chivas goleó a un displicente Puebla, y hasta Antonio Salazar, juvenil que entró de cambio por Bravo, anotó gol en el primer balón que tocó. La noche fue redonda para el Rebaño Sagrado, que además con esto recuperó el liderato general, perdido momentáneamente por la victoria de Cruz Azul frente a Morelia.

Para el Guadalajara el partido frente a Puebla podría haber tenido dos matices. Se podrían haber enfrentado a un duro equipo de La Franja que una vez salvado del descenso iría a este partido sin miedo, o a unos poblanos despreocupados y relajados por haber resuelto justo el propósito de no ir a la Primera "A". Y se cumplió lo segundo.

EL PARTIDO

Fue claro que el Puebla llegó con una actitud diferente, pues de inicio salió con dos delanteros, Álvaro González y Javier Cámpora. Si hubiera necesitado justo un punto para salvarse, quizás el esquema hubiera sido otro.

Esta noche Chivas lo tuvo todo, el ambiente, los goles, la fiesta y hasta la suerte, pues en cada balón rebotado, un rojiblanco salía airoso.

Pero Puebla no fue displicente todo el partido. Los primeros minutos fueron un trazo leve de un equipo que pretendió salir a buscar un marcador favorable. Sergio Pérez y Zamogilny salieron con un ímpetu digno del que hubiera sido su partido por la permanencia, si no fuera porque Veracruz ya los había salvado.

El arquero poblano, Jorge Villalpando, tuvo un par de heroicas intervenciones que incluyeron el robar el balón a Omar Bravo y tapar un tiro de Sergio Santana. Hasta ahí el partido parecía equilibrado.

Pero tuvo que pasar poco tiempo para que Chivas empezara a demostrar por qué están en la cima del torneo. Edgar Solís, Sergio Santana, Ramón Morales, Sergio Ávila y Omar Bravo empezaron a armar, de la media cancha hacia arriba, una cantidad de paredes que los medios y defensas poblanos no sabían a qué jugador marcar. Abajo, Héctor Reynoso, Jonny Magallón, Patricio Araujo y el "Maza" Rodríguez cubrían bastante bien los pocos embates del ataque de La Franja.

Poco menos de media hora tuvo que pasar para que Chivas decidiera meter el primer gol. La insistencia del "Tepa" Solís por izquierda rindió frutos cuando centró al área, Villalpando realizó un rechace descompuesto y el "Gaucho" aprovechó para disparar ante un marco defendido sólo por un defensa. Empezaba la insistencia de Chivas.

Puebla quiso aprovechar algunos espacios, sobre todo en los pies de Cámpora, quien al no tener hombres desmarcados, caía una y otra vez en imprecisiones. Olivera, Mora y Zamogilny le dieron también fuelle al ataque poblano por izquierda, apoyando a Cámpora y Álvaro González.

Justo tras un intento poblano por colarse al área de Luis Michel, nació el segundo tanto de Chivas. El "Tepa" Solís anotó un gran gol, sobre todo por la jugada armada desde atrás de la media cancha entre Magallón, Bravo y el "Gaucho", quien puso el balón en los pies de Solís.

Los pocos dibujos hechos por Puebla se empezaron a deslavar. Así cayó el descanso, cuando Chivas se encontraba en el clímax de su buen juego.

La segunda mitad comenzó como una calca de los últimos minutos de la primera. Chivas retomó el dominio y Puebla se dedicó a tratar de descifrar cómo iba siquiera a acercarse con peligro a la puerta de Michel.

Puebla presionó la salida de Guadalajara tanto como pudo, pero no pudo contener los embates de un equipo que salió en la segunda mitad a concretar lo iniciado en la primera. José Luis Sánchez Solá, técnico de La Franja, supuso que la entrada de Hiber Ruiz por Andrés Olivera le podría haber dado un giro a su ataque. Pero lo cierto es que ninguno de los cambios poblanos surtieron un efecto notorio en el desempeño del equipo.

Y llegó el 100 de Bravo. El esperado gol que cerró el primer centenar de anotaciones del artillero de Chivas llegó en una jugada que de nuevo demostró que el equipo tiene un tremendo juego de conjunto. De nuevo las paredes, del "Gaucho" para el "Tepa" y al final para Bravo quien, barriéndose, mandó el balón al fondo de las redes, provocando el estallido de un público que ya estaba eufórico por la victoria.

Un Puebla desinflado comenzó a dejar más espacios de los que podía controlar, haciendo esfuerzos infructuosos por conseguir siquiera un gol en su primer partido en el que se pudieron sentir tranquilos de permanecer un año más en la Primera División.

Vino el cambio de Bravo y la jugada más curiosa del partido en un tiro de esquina. Aprovechando el lapso, antes del cobro, el artillero del centenar de goles salió y saludó a Antonio Salazar, juvenil promesa del Rebaño. El saque de esquina se cobró y, el primer balón tocado por Salazar fue a dar de nuevo al fondo del marco de Villalpando. Prácticamente con esto sellaron la victoria de Chivas y el arranque de la fiesta en Guadalajara.

EL ARBITRAJE

Germán Arredondo estuvo preciso en las decisiones. Además, no fue un duelo que exigiera mucho del Cuerpo Arbitral, gracias a que Chivas se dedicó a jugar un gran partido y Puebla no desatinó cayendo en el juego brusco.

[mt][foto: R.Ruiz/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×