Explotó la hinchada contra Tigres

Normalmente, la hinchada regiomontana tiene fama de ser la más apoyadora e incondicional del país, pero este sábado la paciencia del "Volcán" llegó a su límite.
 Normalmente, la hinchada regiomontana tiene fama de ser la más apoyadora e incondicional del país, pero este sábado la paciencia del "Volcán" llegó a su límite.

Oscar Adrián Velázquez | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Estadio Universitario, sábado 26 de Abril de 2008

  • Piden la salida de todos los jugadores
  • Sólo Lucas Lobos se salva

Normalmente, la hinchada regiomontana tiene fama de ser la más apoyadora e incondicional del país, pero este sábado la paciencia del "Volcán" llegó a su límite.

En el momento en que cayó el primer gol del Santos, la afición felina reventó contra el equipo por la mala campaña, y la barra Libres y Lokos comenzó a entonar cánticos pidiendo una limpia en el plantel.

"Ohh, que se vayan todos, que no quede ni uno solo", se escuchó en Zona de Gol Norte, además de "borom, bom, bom (2) una vergüenza es lo que son".

Tigres vivió una de sus noches más conflictivas con su afición, que al parecer ha reaccionado por la pobre salvación que logró el equipo, con apenas sumó 16 puntos el torneo, y librado del descenso sólo gracias a que el Veracruz tuvo un peor desempeño.

Entre la presión que se vivió sobre el final del partido, el más recriminado fue el portero Adrián Zermeño, a quien la tribuna le gritaba "gol" cada que tocaba el balón, después de los dos tantos que recibió del cuadro lagunero.

Sin embargo, y si bien todos los felinos resintieron el reproche, en tiempo de compensación la barra coreó el nombre de Lucas Lobos, como aclarando que es el único que se salva de la crítica por el desempeño del Clausura.

Al final, Lobos dijo entender la reacción de la tribuna, y lejos de ponerse en terreno firme, se dijo tan culpable como sus compañeros por la derrota.

"Es normal (los cánticos) cuando no se gana y se va perdiendo es normal, se entiende a la gente, uno trata de pedirle disculpas, pero bueno no vale de nada pedirlo acá, hay que demostrarlo en la cancha", declaró el argentino, quien juega lesionado de la rodilla derecha.

-¿Qué te dice que pese a todo corearon tu nombre?-"No sirve de nada, también silbaron y dijeron que se vayan todos, así que es lo mismo".

-¿Cómo está el equipo con las quejas?-"Estamos enojados con nosotros mismos, en cuatro veces que nos llegan nos hacen dos goles... sabíamos que a pesar de que estamos salvados los puntos son importantes, Manuel Lapuente dijo que nuestro torneo empezaba hoy, y teníamos que sumar puntos, tiene razón, hay que sumar los puntos que se puedan y en casa no puedes perder, esa es la bronca".

[mt][foto: E.Quintana/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×