En el día del niño el Azteca lució baja entrada

Tal parece que la ilusión por el americanismo tras el peor torneo en la historia de las Águilas tampoco existe ya en los niños, pues a pesar de que este 30 de abril, día en que se festeja a la...
Tal parece que la ilusión por el americanismo tras el peor torneo en la historia de las Águilas tampoco existe ya en los niños, pues a pesar de que este 30 de abril, día en que se festeja a la niñez en México, el conjunto azulcrema disputa el juego de ida
 Tal parece que la ilusión por el americanismo tras el peor torneo en la historia de las Águilas tampoco existe ya en los niños, pues a pesar de que este 30 de abril, día en que se festeja a la niñez en México, el conjunto azulcrema disputa el juego de ida

Héctor Cruz | MEDIOTIEMPOEstadio Azteca, 30 de Abril de 2008

  • Entradas a 50 pesos, pero sólo unos 15 mil espectadores

Tal parece que la ilusión por el americanismo tras el peor torneo en la historia de las Águilas tampoco existe ya en los niños, pues a pesar de que este 30 de abril, día en que se festeja a la niñez en México, el conjunto azulcrema disputa el juego de ida por los Octavos de Final de la Copa Santander Libertadores ante Flamengo de Brasil, la respuesta fue muy pobre, quizá unos 15 mil espectadores al momento del silbatazo inicial.

Y fue muy pobre a pesar que la Directiva de las Águilas puso los boletos de las secciones Especial Bajo y General en tan sólo 50 pesos y además, como una oferta, como una promoción, la compra de una de estas entradas, le garantizaría a los seguidores americanistas una localidad gratis para el último juego del ya histórico Torneo Clausura 2008 ante Monterrey en el mismo Coloso de Tlalpan.

A lo mejor podría atribuirse la baja asistencia al horario poco idóneo para presenciar un juego entre semana, pero lo cierto es que el Estadio Azteca de esta tarde dejó lucir el concreto con el que fue hecho, así como las butacas de colores rojo, negro y blanco, que en su mayoría conforman este inmueble, por lo que los pequeños americanistas quizá prefirieron seguir por Internet o por televisión a sus Águilas, sino es que mejor se dedicaron a jugar con sus amigos y sacarle el mayor provecho a las 24 horas de este su día.

Conforme avanzó el partido, la entrada mejoró, aunque sólo un poco, y quizá sólo se debió a la gente que de última hora se aventuró a asistir a este encuentro padeció el congestionamiento en las entradas al inmueble.

Es cierto que tenemos de sabios lo que nos queda de niños, la entrada de hoy fue el reflejo de la sabiduría de los pequeños americanistas, quienes conocedores del paso de su equipo, que no pudo ni siquiera reforzarse para este encuentro, prefirieron ahorrarse una nueva sorpresa, y con ello, también evitarán presenciar el último encuentro de América en el torneo local, donde ya no tienen nada en juego.

[mt][foto: H. Carbajal/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×