Alegría rojinegra; mantienen la esperanza

La pasión por el Azul se manifestó en Guadalajara. Los cinco partidos ganados en fila provocaron que los aficionados celestes se volcaran al norte de la ciudad.
 La pasión por el Azul se manifestó en Guadalajara. Los cinco partidos ganados en fila provocaron que los aficionados celestes se volcaran al norte de la ciudad.

Juan Téllez | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Estadio Jalisco, sábado 3 de Mayo de 2008

  • El Atlas se aferra a su esperanza

La pasión por el Azul se manifestó en Guadalajara. Los cinco partidos ganados en fila provocaron que los aficionados celestes se volcaran al norte de la ciudad.

La expectativa de ver la versión 2008 era grande, tumultos en los alrededores del inmueble, largas filas, los revendedores vendiendo a destajo y todo porque esta Máquina parece que va en serio y la afición que tienen en Jalisco fue a apoyar a los suyos.

Ya dentro del Jalisco, el público estaba dividido. Por momentos el "Azul, Azul" retumbaba y daba la impresión de que eran mayoría en la gradería.

La alegría de los aficionados de ver a Villaluz, Sabah y compañía duró muy poco.

La gente de Atlas también asistió al partido, siempre fieles, siempre con la ilusión de Liguilla, de Repechaje. Pero en los primeros minutos había nerviosismo, muchas manos en la cara. Se frotaban las palmas, había incertidumbre, pero una jugada llena de valor y coraje trajo alegría, tranquilidad y esperanzas a los atlistas.

El gol del "Pechu" Torres Nilo, fue un desahogo para los nervios y de pronto afloraron las banderas de Atlas y los gritos en apoyo para los locales.

En cuanto a las barras, tanto la Sangre Azul, como la 51 estuvieron alentando a sus cuadros. Las dos coparon su zona detrás de las porterías y por fortuna no hubo durante el partido incidentes de consideración.

Para el complemento una genialidad del "Negro" Medina volvió loca a la parcialidad que viste de rojo y negro. Un magistral cobro de tiro libre cerca del ángulo de Yosgart Gutiérrez le dio volumen al resultado y desde la Barra 51 comenzó a corearse el apodo de Medina, y en pocos segundos el grito se ahogaba en todo el Jalisco, "Negro, Negro".

Cuando se hicieron los cambios hubo aplausos y abucheos. César Villaluz salió para que entrara Lugo y hasta los Cementeros lo vituperaron. Desde silbidos hasta recordatorios familiares. La gente no se olvida del reciente fracaso de la Selección Preolímpica. Por su parte hubo aplausos cuando abandonaron la cancha Marioni y Juan Carlos Medina. El Atlas se aferra a su esperanza, le ganó al Cruz Azul, le quitó una racha de cinco partidos sin conocer la derrota.

Al finalizar la 51 les cantó un estribillo que habla de los anhelos de un título: "La Libertadores es el sueño de su gente".

[mt][foto: R.Ruiz/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×