Le llovieron protestas a Tigres

El mal torneo que realizó Tigres en el Clausura provocó que en el partido de la Fecha 17 ante el Necaxa el equipo fuera blanco de los reproches de su gente.
El mal torneo que realizó Tigres en el Clausura provocó que en el partido de la Fecha 17 ante el Necaxa el equipo fuera blanco de los reproches de su gente.
 El mal torneo que realizó Tigres en el Clausura provocó que en el partido de la Fecha 17 ante el Necaxa el equipo fuera blanco de los reproches de su gente.

Oscar Adrián Velázquez | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Estadio Universitario, sábado 3 de Mayo de 2008

  • Reaparecen las mantas en avenidas cercanas al "Volcán"
  • Barristas entran 21 minutos tarde al encuentro

El mal torneo que realizó Tigres en el Clausura provocó que en el partido de la Fecha 17 ante el Necaxa el equipo fuera blanco de los reproches de su gente.

Desde temprano, porristas presuntamente de la Barra Libres y Lokos colgaron mantas en los puentes peatonales de las avenidas cercanas al estadio, con la leyenda "Salvemos a Tigres", en franca alusión al descenso que encarará el club en el Apertura 2008.

Afuera del inmueble nicolaíta, varios seguidores recabaron firmas para pedir la renuncia del Vicepresidente Sebastián Luri, por considerar que ha perjudicado al club con las contrataciones de jugadores que realiza desde finales del 2006.

La asistencia al encuentro también fue una forma de protesta, ya que contrario al resto de los partidos, esta vez el "Volcán" no se llenó, aún y cuando tiene prácticamente vendidas todas sus localidades desde antes del inicio de la temporada.

Algunos en el club argumentaron que muchos regios salieron de la ciudad por el "puente" festivo, pero la realidad es que en otras ocasiones similares el aforo no había resentido el impacto de la asistencia como este partido.

Ya en el encuentro, los felinos iniciaron con ambiente visitante, ya que recibieron abucheos de la afición, especialmente el argentino Guillermo Marino, quien cada que tocaba la pelota experimentaba la presión que bajaba de la tribuna.

En la zona de preferente, que está de frente a las cámaras de la transmisión televisiva, un grupo de seguidores formó una frase con letras pintadas en cada una de sus camisetas, pero pronto la palabra fue desarticulada por personal de seguridad del estadio.

Pero quizá la manifestación más significativa fue la que ofrecieron los Libres y Lokos, quienes realizaron una protesta en la explanada de la Ciudad Universitaria, ubicada al norte del estadio.

Por casi dos horas, los barristas emitieron cánticos y repartieron volantes que tocaban el pobre rendimiento del equipo, y retardaron su ingreso al inmueble, al entrar justo hasta el minuto 21 del partido.

A su arribo, los porristas fueron abucheados por el resto del estadio, pero se impusieron en decibeles y reflejaron su inconformidad con un coro que cuestiona la identidad del plantel.

"Escúchenlo señores soy de Tigres, jugadores no tienen la garra que tiene su afición", entonaban en su lugar.

Ya con el silbatazo final que decretó el triunfo, los jugadores se reunieron en el círculo central para dedicar la victoria a su gente, pero aún con el resultado no faltaron algunos abucheos, que se eclipsaron con las notas del himno de los Tigres en el sonido local.

Tigres termina el torneo con 19 puntos en el penúltimo lugar del Grupo 3, y disputará el descenso en la temporada que se avecina, empatado con los Tecos en el sitio 17 de la Tabla Porcentual, sólo arriba del equipo que logre el ascenso de Primera "A".

[mt][foto: O.A.Velázquez/MEDIOTIEMPO]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×