Y les siguió lloviendo en el Azul

Una hora antes de iniciar el encuentro entre Cruz Azul y Jaguares, el área metropolitana fue azotada por una intensa lluvia que parecía no tener fin.
Una hora antes de iniciar el encuentro entre Cruz Azul y Jaguares, el área metropolitana fue azotada por una intensa lluvia que parecía no tener fin.
 Una hora antes de iniciar el encuentro entre Cruz Azul y Jaguares, el área metropolitana fue azotada por una intensa lluvia que parecía no tener fin.

Karina Xicotencatl | MEDIOTIEMPOEstadio Azul, 17 de Mayo del 2008

  • Aún así la afición no se rajó

Una hora antes de iniciar el encuentro entre Cruz Azul y Jaguares, el área metropolitana fue azotada por una intensa lluvia que parecía no tener fin.

Esta tarde lo más buscado en las inmediaciones del Estadio Azul, no fueron precisamente los boletos de acceso en la taquilla, los rendedores estuvieron cerca de cambiar de giro al ver que los impermeables estaban a la orden del día, claro, estos más caros que en temporada regular ya que todo sube en la instancia de Liguilla.

Una familia de cuatro personas, bajita la mano, gastó un billete de 100 pesos por el artículo de hule que les protegería del aguacero, sacrificaron los típicos tacos de guisado con el refresco de cola y muy contentos, se dirigieron al túnel cinco para ocupar sus lugares. Una hora después murió la esperanza de esta familia y los cientos de aficionados que los acompañaron para ver el partido entre Cruz Azul y Jaguares, ya que las nubes rompieron y durante 30 minutos la lluvia casitó la alfombra verde del Estadio Azul.

Los pocos, pero fieles seguidores de Jaguares llevaron puestos las capas más vistosas, color amarillo, verde y anaranjado fosforescente, poco pudieron brincar ya que con ambas manos se acomodaban el sombrerito y con el otro se limpiaban los ojos de tanta agua..

Muchos huecos quedaron inundados y vacíos, sin embargo, los que se aventuraron a bañarse dos veces este sábado disfrutaron de un partido lleno de momentos cardíacos.

Un gol anulado celeste, los clavados de Nicolás Vigneri en el área, los dos servicios peligrosos del "Bofo" Bautista que casi terminan el gol, el enfrentamiento entre Benjamín Galindo y el cuarto oficial al reclarmarle un aparente penal, la empapada se Sergio Almaguer y el regaño de Sergio Markarián sobre Vigneri y la persecución que sufrió el árbitro central por parte de los técnicos al dirigirse hacia el vestidor para descansar.

Curiosamente, en el espectáculo de medio tiempo, surgió el primer lesionado del partido, un aficionado en busca del jugoso premio de cinco mil pesos que dio un mal paso al bajar de la resbaladilla y cayó sobre su brazo izquierdo y fue trasladado a la ambulancia en donde, seguramente le dieron chochitos una paleta, y las gracias.

El botín se repartió en dos, dos chilenas al ángulo derehco en donde la botarga celeste nada tuvo que hacer. Ambos instantes marcaron los primeros gritos de gol de los aficionados que poco a poco tomaron su lugar con la esperanza de que su equipo tuviera 45 minutos para cambiar la historia del "Ya merito", por "lo logramos".

La tormenta cayó de nuevo en el Estadio Azul al minuto 48';, sin embargo, esta vez no fueron las nubes las responsables, fue el gol del Jaguar Itamar Baptista que cayó como granizada en el ánimo de la afición de Cruz Azul.

[mt][foto:

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×