La fiesta seguirá en San Luis

La Fiesta Grande continuará por lo menos una semana más en San Luis Potosí, ya que el equipo gladiador, con un planteamiento canchero, logró sacar el empate sin goles (1-1 global) ante Toluca,...
 La Fiesta Grande continuará por lo menos una semana más en San Luis Potosí, ya que el equipo gladiador, con un planteamiento canchero, logró sacar el empate sin goles (1-1 global) ante Toluca, para avanzar gracias a su mejor posición en la tabla durante e

Héctor Cruz | MEDIOTIEMPO (Enviado)Estadio Alfonso Lastras, 18 de Mayo de 2008

  • Los Gladiadores están en Semifinales
  • La gente apoyó de principio a fin

La Fiesta Grande continuará por lo menos una semana más en San Luis Potosí, ya que el equipo gladiador, con un planteamiento canchero, logró sacar el empate sin goles (1-1 global) ante Toluca, para avanzar gracias a su mejor posición en la tabla durante el torneo.

Desde el inicio del encuentro, los seguidores potosinos que abarrotaron el Alfonso Lastras no dejaron de apoyar, de gritar, de cuestionar cada marcación del silbante, demostraron su bravura.

Pero también la afición, que se emocionó en cada lance de Alfredo Moreno, en cada jugada individual del argentino, sufrió de más, en cada aproximación de Toluca, incluso hasta el último momento el nerviosismo estuvo latente porque un gol era la diferencia entre Semifinales o acabar la fiesta.

Contradicciones que sólo suceden en México, en el duelo de ida en el Infierno, llovió previo al partido, incluso el clima fue gélido en la casa de los Diablos, y ahora para el juego de vuelta, en el Estado del equipo que toma el nombre de un santo, el calor es agobiante por grandes momentos, como el del averno.

El duelo entre técnicos también fue intenso y cerrado, ensimismados, ambos recorrieron su área técnica y lanzaron gestos que pocos entienden, pero que sin duda fueron la clave para haber mantenido el marcador como concluyó. Raúl Arias se vio tenso, nervioso, habló mucho con su Auxiliar, Américo Scatolaro, porque sabía que el gol que tenían de ventaja era un arma de doble filo.

José Pekerman, vestido con un traje gris y su melena canosa alborotada, vio el juego de pie, de pronto se sentaba en la banca, para luego explotar en un brinco y llegar casi a línea del campo para gritar y gesticular a sus jugadores, indicó variantes con las manos, y como no le resultaron se cruzó de brazos, volvió a gritar, regresó a la banca, para nuevamente estallar.

El juego terminó en medio de la polémica, un dudoso penal sobre Paulo Da Silva en tiempo de reposición enardeció los ánimos de un encuentro ya de por sí candente, los jugadores choriceros le protestaron al árbitro que hubiera decretado esa pena máxima, y la misma afición potosina le cuestionó los cinco minutos; un exceso para ellos, del tiempo de compensación.

Finalmente, San Luis se salió con la suya, Raúl Arias le ganó el duelo táctico a Pekerman, y se instaló en Semifinales, y ahora tendrá que enfrentar, lo más probable, a Cruz Azul, pero mientras, la fiesta seguirá en tierra potosina, una plaza durante muchos años sin futbol del Máximo Circuito, después con un equipo siempre colero, y ahora con un sólido contendiente al título.

[mt][foto: M.Venegas/Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×