Pese a la derrota, la afición potosina se entregó de principio a fin

Héctor Cruz | MEDIOTIEMPO (Enviado)
Héctor Cruz | MEDIOTIEMPO (Enviado)
 Héctor Cruz | MEDIOTIEMPO (Enviado)

Su esperanza no quedó intacta tras la derrota El público de San Luis es exigente y discute cada marcación contra su equipo, pero sobre todo abuchea al rival cada que tiene la pelota, o cada que algún jugador de La Máquina tarda en reanudar el encuentro.

De manera temprana y sorpresiva, Miguel Sabah, un aguafiestas consagrado, puso al frente a los capitalinos, una cubetada de agua fría para el público local que comenzó a desesperarse, lo mismo Arias, quien desde el área técnica protestó algunas marcaciones del silbalte Francisco Chacón, lo que contrastó con la parsimonia de Sergio Markarián, técnico rival, quien rara vez se levantó de la banca celeste.

El juego se tornó más abierto y la gente que acudió esta noche al Lastras despertó de nueva cuenta, volvió a gritar en cada jugada de su equipo y opacó totalmente al sector de aficionados celestes que intentaron hacer su lucha y vitorear alguna buena jugada a la ofensiva o defensiva, de su equipo.

Sólo unos cuantos comenzaron a dejar el estadio antes del silbatazo final, la gran mayoría se mantuvo en su lugar, esperando que en el último segundo del último minuto cayera ese milagroso gol del empate, que le diera una mayor oportunidad a su equipo para el juego de vuelta en el Distrito Federal, sin embargo, los milagros no suceden todos los días, y esta noche San Luis no tuvo puntería, por lo que en los restantes 90 minutos, el segundo capítulo de esta serie, tendrá que jugar a muerte si es que quiere estar en la Final.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×