En este Cruz Azul ya no existen nacionalidades: Gillermo Álvarez

Los certificados de nacimiento de la plantilla de jugadores que dirige hoy Sergio Markarián, sólo sirven para los trámites administrativos y para evitar problemas por alguna alineación indebida....
Los certificados de nacimiento de la plantilla de jugadores que dirige hoy Sergio Markarián, sólo sirven para los trámites administrativos y para evitar problemas por alguna alineación indebida. Los celestes han aprendido a compartir las responsabilidades
 Los certificados de nacimiento de la plantilla de jugadores que dirige hoy Sergio Markarián, sólo sirven para los trámites administrativos y para evitar problemas por alguna alineación indebida. Los celestes han aprendido a compartir las responsabilidades

Karina Xicotencatl | MEDIOTIEMPOCiudad de México, 23 de Mayo de 2008

  • "Apostamos por armarnos con más jóvenes"
  • "La estrella siempre debe ser el conjunto"

Los certificados de nacimiento de la plantilla de jugadores que dirige hoy Sergio Markarián, sólo sirven para los trámites administrativos y para evitar problemas por alguna alineación indebida. Los celestes han aprendido a compartir las responsabilidades, a sufrir con los descalabros y a disfrutar la gloria por el triunfo como uno solo, hoy el ser paraguayo, argentino, uruguayo, brasileño o mexicano, ha dejado de ser garantía para obtener un lugar en la titularidad de Markarián.

Guillermo Álvarez, Presidente del Club Deportivo Cruz Azul, señaló que el ánimo del conjunto de La Noria es inmejorable. La Directiva celeste se encuentra lista para apoyar a su equipo en cada paso hacia la pelea por el título del Clausura 2008.

LA CANTERA ES MOTIVO DE ORGULLO

Con la llegada del Director Técnico, Sergio Markarián, se establecieron los primeros lineamientos para que la formación de jugadores de cantera celeste encontrara eco en la Primera División y no se quedara olvidada en divisiones inferiores o se perdiera en algún draft sin obtener antes los beneficios en equipo que lo formó.

Hoy Markarián abrió la puerta de las nuevas generaciones y encontró una cantera de celestes que es motivo de orgullo para Álvarez.

"Yo creo que con la llegada del señor Markarián cayó sobre el equipo una cierta incertidumbre porque apostamos por darle a este equipo un giro de 180 grados, todo un riesgo que empezó desde hace tiempo respecto a la integración del plantel.

"Apostamos por armarnos con más jóvenes, por foguear a la gente de casa, algo que intentamos hacer desde el torneo pasado en donde comenzó a rendir algunos frutos. Sin embargo, fue hasta este semestre cuando el proyecto tomó más fuerza, más integración. En esta ocasión el equipo tiene bien asimilado el sistema y la ideología de el Profesor Markarián, y eso es consecuencia del trabajo diario y del diálogo con los jugadores.

"Hoy creo que en el equipo se han borrado las nacionalidades, ya no importa si eres mexicano, paraguayo o argentino, todos se identifican con la institución y juegan por ella con el mismo esfuerzo, desde el delantero hasta la portería. La gente de fuerzas básicas ha respondido, ya no hay protagonismos. La estrella siempre debe ser el conjunto, porque así en grupo es como se gana y se pierde, sin embargo, son los medios de comunicación los que ponen las etiquetas a los jugadores, no los entrenadores".

César Villaluz, Edgar Andrade, Gerardo Lugo, Gabino Velasco, Julio César Domínguez, entre otros, abrirán las puertas a nuevos talentos como el de Martín Galván, para convertirse en los nuevos ídolos de la afición cementera.

CRUZ AZUL SUPO VENCER LAS ADVERSIDADES

La comunidad celeste presume hoy de la capacidad de su entrenador y jugadores para soportar la tormenta de eventualidades que cayó en el seno celeste desde Enero del 2008, entre ellos las convocatorias de elementos Sub-23 y Mayores al Tri de México y al representativo de Paraguay.

Depués, el polémico castigo de Nicolás Vigneri y Miguel Sabah, en el mejor momento de ambos; el cambio de estafeta en la portería entre un consentido de la afición, Óscar Pérez y el chico nuevo con ganas de triunfar, Yosgart Guriérrez; la consolidación de Villaluz, Andrade, Lugo y Domínguez en el equipo y el regreso de Joaquín Beltrán y Jaime Lozano al nivel futbolístico de antaño.

"Es motivo de orgullo la compenetración que tiene el grupo, es sorprendente ver cómo uno se puede recuperar de tantos golpes manteniendo el ánimo, sobrepasasando exitosamente los imponderables, como dices, las lesiones, las suspensiones, que no están previstas. Creo que ahí fue donde el grupo entendió que para salir adelante la unión sería la base.

"El compartir la responsabilidad del grupo hace que el conjunto camine y si se atora, debe de aprender a salir del hoyo en equipo también. Hoy la aparición de nuevos jóvenes que quieren destacar, la permanencia y el liderazgo de la experiencia en el campo de juego han fortalecido al grupo".

Este es el tiempo que la afición y los jugadores de antaño están esperando para ver cristalizado el sueño que han creado 18 guerreros pintados de azul. Un anhelo que continua vivo desde el último campeonato de La Máquina en el Invierno 1997, el noveno campeonato que hoy, se siente más cerca que nunca.

[mt][foto: A.Cuevas/MEDIOTIEMPO]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×