La pasión verde se desborda en toda la ciudad

La invasión de banderas a lo largo de las principales avenidas de León eran una muestra clara, de que toda la ciudad estaba volcada y comprometida con una causa.
 La invasión de banderas a lo largo de las principales avenidas de León eran una muestra clara, de que toda la ciudad estaba volcada y comprometida con una causa.

Juan Téllez | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Estadio Nou Camp, Guanajuato, 25 de Mayo de 2008

  • La ciudad entera salió a las calles

La invasión de banderas a lo largo de las principales avenidas de León eran una muestra clara, de que toda la ciudad estaba volcada y comprometida con una causa.Volver a la Primera División era lo único en la tierra donde la vida no vale nada. "León a Primera y no vuelvas", era la portada de un suplemento especial que se repartía afuera del estadio. Dejar la división de ascenso era el cometido principal.Desde el boulevard Torres Landa, pasando por la López Mateos, todo era verde y no un verde común. Después de seis años, daba la impresión que el color esmeralda sería el que predominaría.A diez cuadras del estadio todo era fiesta callejera. Puestos de banderas, de camisas, de gorras y de comer también había grandes alternativas. Las tradicionales Guacamayas, que son tortas con chicharrón duro y salsa mexicana estaban baratísimas. Desde cinco pesos estaban a la venta. Pero por este módico precio, el tamaño de los lonches era pequeño y para llenar el tanque un adulto promedio se comía hasta tres Guacamayas, que vienen a ser en esta parte del bajío lo que son las tortas ahogadas en Guadalajara o los tacos de canasta en el D.F.También había ricos tacos de carnitas a cinco pesos y aguas frescas, que después de tres horas al sol sabían más a hielo que a horchata o jamaica.

"De los nervios ni he desayunado", decía un joven que le hace honor al apodo de los esmeraldas. Pues con su camiseta se le notaba que es aficionado a los Panzas Verdes y eso que este día no había probado bocado.De la entrada sobra decir que estaba lleno hasta las lámparas, sólo un dato importante. Miles de personas se quedaron afuera y con boleto comprado en la mano. El sobrecupo fue evidente y en las inmediaciones del estadio mucha gente no pudo entrar.En las entradas principales al estadio por 100 pesos te vendían las camisas conmemorativas. "León volvió a la Primera" y "Estamos de vuelta", decían las prendas, pero al final, en medio del llanto optaron por guardarlas con la ilusión de que la temporada entrante se puedan ofertar.[mt][foto: M.Venegas/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×