¡Partidazo en el Azul!... Santos se lleva ventaja a casa

En un duelo formidable, con gran nivel táctico, técnico y físico, Santos logró sacar ventaja como visitante en la ida de la Final del Clausura 2008, jugada ante un repleto Estadio Azul en una...
 En un duelo formidable, con gran nivel táctico, técnico y físico, Santos logró sacar ventaja como visitante en la ida de la Final del Clausura 2008, jugada ante un repleto Estadio Azul en una noche perfecta para ver futbol.

Walter González | MEDIOTIEMPOEstadio Azul, 29 de Mayo de 2008

  • Markarián se llevó el primer tiempo, Guzmán el segundo
  • En 60 segundos y a 100 metros de distancia se dieron dos jugadas que definieron el duelo
  • Santos tiene con el empate para coronarse

En un duelo formidable, con gran nivel táctico, técnico y físico, Santos logró sacar ventaja como visitante en la ida de la Final del Clausura 2008, jugada ante un repleto Estadio Azul en una noche perfecta para ver futbol.

Ambos técnicos demostraron sus conocimientos, Markarián sorprendiendo tácticamente en el primer tiempo y Daniel Guzmán reaccionando de gran manera en el segundo. Al final, el duelo se definió por una jugada que en 60 segundos pasó de un área a otra. De un lado Vigneri no pudo definir y en el contragolpe, Benítez tomó por primera vez sin guardaespalda a Beltrán y marcó el de la diferencia.

Al final, tal vez la mayoría celeste no salió feliz con la desventaja, pero cualquiera puede estar satisfecho del formidable espectáculo y gran ritmo de partido que dieron ambos equipos.

Hay que dejar claro que en esta instancia no hay ningún criterio de desempate más que los goles anotados. Si prevalece el empate luego de los 180 minutos, habría tiempos extras y en caso necesario, penales. Los escenarios son los siguientes:

Si Santos gana o hay empate, Santos será CampeónSi Cruz Azul gana por un gol, habrá alargueSi Cruz Azul gana por dos o más, La Máquina será Campeón

ASÍ SE PARARON

Cruz Azul tuvo un par de sorpresas en su alineación inicial buscando tener mayor proyección al frente. Dejó Markarián a Rogelio Chávez y Gerardo Lugo en la banca para retrasar a Jaime Lozano como lateral izquierdo, poner a Andrade en el medio campo y ubicar a Vigneri en la izquierda del ataque. Así, La Máquina con un 4-4-2 presentó a Yosgart, Bonet por la lateral derecha, Beltrán y "Catita" en la central y Lozano por izquierda; en el medio campo Torrado, Riveros, Villaluz y Andrade para dejar en punta a Vigneri y Zeballos.

Santos, en tanto, saltó con su alineación tradicional. Oswaldo, "Guti" Estrada en la lateral derecha, Ortiz, Figueroa en la central, y Castillo por izquierda; en el medio campo "Chato" Rodríguez, "Lorito" Jiménez y Fernando Arce; Ludueña suelto por todo el territorio rival y en punta Benítez y Vuoso.

EL PARTIDO

El partido arrancó bastante bien. Antes del minuto de juego el "Chato" Rodríguez ya había disparado desde el borde del área, aunque muy por encima del arco y La Máquina respondió al cumplirse los 3 minutos cuando Andrade combinó con Lozano y éste último sacó centro para Vigneri que cabeceó por un costado.

Los corazones de todo el estadio se metieron rápidamente en la taquicardia. Al 4’ Benítez aprovechó un balón suelto para disparar por encima en el área chica ante un rapidísimo achique de Yosgart, y treinta segundos después, Villaluz respondió con un zurdazo a las manos de Oswaldo.

Sin embargo, aunque no era su intención replegarse, Santos fue poco a poco desapareciendo en ataque, ya que Cruz Azul, con las dos puntas que ubicó Markarián y que además se rotaban perfectamente en el último tercio con Villaluz y Andrade, iba reduciendo a labores defensivas, el trabajo del medio campo visitante.

Al 10’, tras buena jugada por derecha, Andrade disparó en la media luna en una opción que terminó más lejos del arco que lo que merecía, pero dos minutos después Riveros hizo volar a Oswaldo con un balazo desde unos 30 metros que se fue apenas arriba del ángulo. Ahí se iban marcando diferencias pues mientras los dos contenciones celestes trabajaban en la creación, el "Chato" y el "Lorito" tomaban pura posición de marca, casi sin interactuar con el esférico.

Esa mejor posición le trajo una pronta ventaja a La Máquina y fue precisamente una de las variantes de Markarián la que abrió el marcador. Al 16’, Vingneri recibió dentro del área de espaldas al arco y en lugar de buscar darse la vuelta como fuera, tocó hacia la derecha donde Bonet controló, le dio tiempo a la jugada y centró perfecto para que el mismo Vigneri, ya en el borde del área chica, cabeceara perfecto al ángulo más lejano para el 1-0.

La ventajosa posición en el campo que había logrado Cruz Azul se notaba claramente al ver que Carlos Bonet sorprendía jugando mucho más adelantado de lo acostumbrado, apareciendo constantemente en el callejón del área grande rival.

Cruz Azul no bajó el ritmo con el gol y siguió presionando a Santos. Por ello, cuando el visitante quiso recuperar el medio campo, no logró más que tranquilizar un poco la presión que ejercía el equipo celeste. Sin embargo, las llegadas al arco verde se espaciaron un poco más pero no desaparecieron, pues al 20'; Zeballos entró al área por izquierda y disparó raso sin mucho ángulo, por lo que Oswaldo recostó y atrapó; al 25';, Villaluz entraba al área, pero Castillo lo cargó perfecto y evitó que alcanzara la pelota; adecuadamente, no se marcó falta.

Villaluz enrocaba con Vigneri y Zeballos que se botaban y le permitían tomar en el movimiento a la zaga. Al 33’, César disparó flojito pero apurando un poco a Oswaldo. Dos minutos después, en un tiro libre el "Catita" rozó la pelota con la cabeza en el área, mandándola a un ladito del palo.

Ya sobre el cierre, Santos al fin pudo respirar y darle un par de balones a Ludueña que no tenía más opción que tocar rápido y de espaldas al arco. Al 43’, en un contragolpe, un disparo del "Lorito" desde fuera del área, salió a las manos de Yosgart, pero al menos el visitante terminó de nuevo una acción.

Igual que al inicio del primer tiempo, para el arranque de la segunda mitad Santos buscó jugar en territorio rival; lo logró y con la suficiente fortaleza para ahora no ser replegados por el aparato celeste. Dos buenos cruzamientos defensivos, sobre todo una gran barrida de Beltrán, evitaron mayores sustos para Yosgart.

Así, el juego vivió de una ida y vuelta vertiginosa. Cruz Azul tuvo tres importantes llegadas por derecha con centros que apuradamente resolvieron Oswaldo y Rafael Figueroa. En tanto, Santos pisó constantemente el área, destacando un centro de Castillo por izquierda que pasó de largo por encima del área chica.

Al 57’, Vigneri exigió a Oswaldo con un balazo desde la esquina derecha del área grande. Santos intentaba echar para atrás a Bonet haciendo pesar a Castillo; La Máquina encontraba alguien más que aprovechara ese hueco con la buena rotación de sus delanteros. Sin embargo, ahora Santos logró mantener la presencia ofensiva encontrando los huecos para llegar a velocidad entre los contenciones que empujaban y los centrales que esperaban. Así fueron los laguneros los que lograron el gol del empate.

Ludueña tomó la pelota en tres cuartos de cancha, tocó para Benítez que en la esquina izquierda del área grande controló y tocó a la llegada de atrás de Arce que prendió la pelota con furia como venía, para marcar un golazo con disparo raso y potentísimo, cruzado para el 1-1.

El local vivió algunos momentos de apremio y por poco Benítez les hace el segundo al entrar por derecha, pero disparando al cuerpo de Yosgart. Apenas vio esto, Markarián ajustó metiendo a Lugo por Andrade para recuperar algo de posesión de la pelota.

Entonces Cruz Azul respondió y siguió llegando por derecha con jugadas al filo del peligro. Se acercaron al segundo gol cuando un disparo flojo de Lozano fue rozado apenas por Riveros en el área y Oswaldo atrapó al 66’. Otro disparo, ahora potente de Lugo, fue rechazado por el portero verde a dos manos. Pero ahora veíamos algo nuevo, pues a diferencia del primer tiempo, Santos seguía atacando y ambos equipos se buscaban los huecos, manteniendo un ritmazo del que saldría mejor librado el conjunto visitante.

Al minuto 72’ Markarián decidió que era hora de meter a Sabah por Zeballos y de inmediato Miguel sacó un disparo raso por un costado del arco; sin embargo, no volvería a aparecer más que jalando marca. La Máquina estaba ya recuperando fuerza y por ello Daniel Guzmán mandó un ajuste al meter a Mares por un Ludueña que generó la jugada del 1-1, pero quedó por debajo del nivel físico del duelo; así dejaba a Castillo dedicado sólo a labores defensivas y ponía a Osmar como lateral izquierdo.

El duelo táctico era realmente formidable. Si en el primer tiempo Markarián había ganando la partida con maestría, la solución de Daniel Guzmán en la segunda mitad había sido perfecta y el técnico lagunero estaba a punto de llevarse el duelo.

En un minuto se marcó diferencia. Fueron sólo 60 segundos y el balón recorrió todo el terreno de juego. Primero Vigneri quedaba para prender el balón a media altura en el área, pero erró ante el arco; mientras el delantero celeste reclamaba una falta que si acaso existió, fue impercetible, Santos armó el contragolpe que buscaban. Benítez tomó el balón por izquierda, se metió al área logrando que Beltrán quedara sin guardaespalda y se lo llevó con un recorte hacía dentro, luego dejó pasar a Torrado con otra finta y definió con un balazo imparable que pasó a la derecha de Yosgart que ya ni siquiera se tiró. El 1-2 al 85’.

El cierre no desentonó con el gran duelo que estábamos viendo. Cruz Azul fue con todo por el empate y Santos mantuvo los contragolpes. Los corazones latían tan fuerte en el Azul que si poníamos atención, podían escucharse como un constante murmullo sanguíneo.

Centros insistentes de La Máquina acosaron a Oswaldo y sus zagueros, pero una acción al 92’ provocó el gran alarido de le tribuna. Vingeri recibió la pelota en el área, de espaldas como siempre y logró sacar un centro. La pelota le cayó a Lugo que estaba bien marcado, pero aún así, tras un rebote logró puntear la pelota ya estando en el suelo y esta dramáticamente salió a las manos de Oswaldo que se había persignado escogiendo la posición donde él creía que iba a pasar el esférico.

Llegó el silbatazo final de un juegazo de alarido, con gran nivel táctico, técnico y físico que deja a Santos con la ventaja para la vuelta, y a todos los que lo vimos, con unas ganas locas de que ya llegue el domingo.

ARBITRAJE

Bastante bueno de Marco Antonio Rodríguez. En el primer tiempo hizo bien en no marcar como penal dos jugadas que terminaron con celestes en el césped del área rival. Certero en las tarjetas, muy concentrado y sin cortar el ritmo de un duelo formidable. En la jugada previa al gol de Santos, Vigneri pedía falta en el área lagunera, pero si acaso existió, fue imperceptible para todos.

[mt][foto: C.Palma/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×