México 1 - 4 Argentina

ARGENTINA GOLEA Y EXPONE CARENCIAS DE MÉXICO
 ARGENTINA GOLEA Y EXPONE CARENCIAS DE MÉXICO

ARGENTINA GOLEA Y EXPONE CARENCIAS DE MÉXICO

Fernando Ruiz Moffat | MEDIOTIEMPO Estadio Qualcomm. 4 de Junio de 2008 ante un lleno total

  •  Messi fue la figura de Argentina, anotando, poniendo pase e interviniendo para dos goles
  • El Tri salió abucheado del estadio en San Diego

Fue planeado como un partido amistoso, pero lo cierto es que tener enfrente a Argentina siempre es un reto de los más duros para el combinado Tricolor. Recuerdos como la eliminación en Alemania 2006 o la Copa América 2007 siguen frescos.

Los chispazos de México duraron poco, como si Argentina hubiera otorgado los primeros minutos para medir a los de verde. Después de un par de golpes fallidos del cuadro de Jesús Ramírez, los albicelestes tomaron el partido para nunca más soltarlo. 

Los dos lo tomaron como prueba. México realizó seis cambios, mientras que los pamperos hicieron cinco. Lo cierto es que, con todas las combinaciones realizadas, los argentinos obtuvieron el mejor desempeño.

Al Tri no le funcionaron mucho las figuras. Carlos Vela, quien tuvo oportunidades en la primera mitad, desapareció en la segunda. Villaluz entró para la segunda parte y tampoco dio el fuelle necesario. Y no fue culpa de los que entraron o los que salieron, el esquema no era claro y los goles tempraneros de Argentina deslavaron cualquier esquema táctico, pues el partido se transformó, para el Tri, en una desesperada lucha por con seguir una anotación, por acercarse siquiera en el marcador.

El parado de los albicelestes en la cancha fue muy claro, no sólo con genialidades en el ataque, con Messi y Agüero fundamentalmente, sino también en la defensa. "Sinha", Santana, Vela, Villaluz, Borgetti o cualquiera de los atacantes mexicanos fueron frenados. Y el tiro de fuera del área ha sido generalmente un recurso que da pocos resultados. Y así fue.

Argentina se llevó los tres puntos y una gran tajada de goles en este amistoso, que además le sirve como preparación a la Eliminatoria Sudamericana rumbo a Sudáfrica 2010, que reanuda actividades el 17 del presente mes. Lo mismo para México, que con sólo un amistoso más en puerta, el próximo domingo frente a Perú, comenzará el camino en busca de su boleto para la próxima Copa del Mundo el día 15, cuando juegue frente a Belice en el Estadio Reliant, de Houston, Texas.

EL PARTIDO

México fue el primero en tocar a la puerta. La banda izquierda, con Guardado recorriendo desde la media cancha, fue la primera zona explotada por los mexicanos. El centro, buscado por Sinha, acabó en un tiro de esquina que después no fue aprovechado. 

Poco tiempo pasó para que Argentina tocara con peligro la puerta de Oswaldo. El "Kun" Agüero disparó con mucha potencia de fuera del área, Oswaldo estaba prácticamente vencido y Jonny Magallón desvió apenas con la cabeza. Quedaba claro que Argentina tenía, tanto en la media como en la delantera, una excepcional capacidad de llegar con pocos toques y a gran velocidad. 

Pero México, que empezó con una gran intensidad, tuvo un par de llegadas más en pocos minutos. Carlos Vela, quizás uno de los mexicanos en Europa con mayor futuro, tuvo una gran oportunidad. La jugada fue un dibujo, Guardado tomó el balón pasada la media cancha, con espacio para que Vela, que había arrancado entre dos defensas, pudiera entrar al área con peligro. Y así fue, el mexicano perteneciente al Arsenal inglés se quitó a Abbondanzieri y disparó cruzado. La pelota pasó apenas a centímetros del poste izquierdo del marco sudamericano. Pero en un partido de ida y vuelta, frente a un rival calificado hoy en día como la mejor escuadra ante FIFA, no se pueden otorgar licencias. Una innecesaria falta de Ricardo Osorio sobre Agüero dejó a los albicelestes con una importante oportunidad a balón parado. Messi cobró por su costado izquierdo a unos metros del área de Oswaldo, el centro fue poco preciso, pero el mal rechace de Torrado dejó con oportunidad a Burdisso, quien con toda comodidad la prendió de aire para mandar al fondo de las redes. 

México intentó con empeño, de nuevo construyendo un par de llegadas importantes, jugadas que sí se concluían hasta conseguir tiros de esquina, pero con más lagunas en el funcionamiento que aciertos. 

Argentina es un equipo que capitaliza prácticamente cualquier oportunidad. Y así fue al minuto 17, cuando cayó la segunda anotación de los sudamericanos por conducto de la "Pulga", Lionel Messi. El pase fue preciso por izquierda desde los botines de Julio Cruz, raso y a donde entraba Messi, pasando entre las piernas de Agüero, quien tenía perfecta noción de la llegada del 18 argentino. 

Casi tantas llegadas de México como de Argentina, la diferencia fue la precisión, pues hasta el minuto 26 ninguna de las llegadas del Tri terminó en tiro al marco, todas pasaban cerca o eran rebotadas en la zaga argentina. 

Y llegaron el minuto 29 y el tercero de Argentina. Las fallas en la zaga mexicana costaron caro. La marca dentro del área pasó factura. De nuevo Messi, ahora por derecha, se quitó marca como si los defensas fueran de cartón, metió un centro raso que fue mal rechazado por Osorio y bien aprovechado por Maxi Rodríguez, el tercer verdugo del Tricolor. 

Las peores dolencias de México estaban en la defensa, aunque medios y delanteros tampoco conseguían darle brillo al juego ofensivo. No faltaba empeño, sino precisión y orden, pero cada vez se volvía más difícil pasar de tres cuartos de cancha. De hecho, aún con tres goles a favor, Argentina se dedicó a presionar la salida del Tri y a complicarlos desde la zona defensiva.

El descanso y la oportunidad de plantear modificaciones llegaron, por fortuna para México. 

Al segundo tiempo salieron quizás con más dudas y miedos que al primero. Argentina fue quien pisó primero el área rival y lo hizo con autoridad. De no ser por un rechace de Oswaldo en el área chica, el cuarto habría llegado en los primeros sesenta segundos de la segunda mitad. 

En los primeros diez minutos México presionó, pudo armar con una libertad un poco más clara, con Guardado por izquierda y Villaluz, recién ingresado, por derecha. 

Y llegó el de México. Cuando al Tri más le estaba costando encontrar la combinación al cerrojo pampero, llegó la genialidad de Antonio Naelson "Sinha" combinada con el exceso de confianza de Abbondanzieri. El naturalizado mexicano tocó de tres dedos para poner el balón justo en la parte interna del poste izquierdo del "Pato". 

El ánimo de México creció, pero no el orden. Pasar a línea de cuatro de nuevo costó, media y la defensa no se acomodaron como deberían y dejaron de nuevo la batuta a los sudamericanos. México llevaba ya cinco cambios, incluyendo el de Jared Borgetti, quien entró a perderse en un partido desdibujado para el Tricolor. 

Sólo ocho minutos después del gol mexicano llegó otro de Argentina. Messi, jugando un gran partido, fue de nuevo pieza fundamental para el 1-4 de su escuadra, poniendo un pase raso a la entrada de Agüero, quien, como si no existiera defensa, sólo tuvo que colocarla al poste derecho de Oswaldo. 

El resto del partido se trató de lo mismo, México intentando armar algo, con los espacios que le otorgaba un tranquilo y aburrido equipo argentino. 

EL ARBITRAJE

Bueno por parte del canadiense Mauricio Navarro. En un partido de este tipo, aunque amistoso, el juez debe estar pendiente pues se dan bastantes patadas. Este no fue la excepción y Navarro fue justo en sus marcaciones, sacando las tarjetas cuando ameritaba y sin dejar de marcar todo lo que lo ameritaba.

[mt][foto: J. Reyes/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×