Suiza 0-1 Rep. Checa... República Checa ganó sin tener dominio en el partido

El marcador no reflejó lo que fue el desempeño de los equipos pero queda como la primera moraleja del torneo, de que aunque un equipo domine, una jugada fortuita puede hacer la diferencia.
 El marcador no reflejó lo que fue el desempeño de los equipos pero queda como la primera moraleja del torneo, de que aunque un equipo domine, una jugada fortuita puede hacer la diferencia.

Fernando Ruiz Moffat | MEDIOTIEMPOEstadio San Jakob, 7 de junio, ante un lleno total

  • Suiza dominó prácticamente todo el partido
  • Alexander Frei podría quedar fuera del torneo por lesión en la rodilla

El marcador no reflejó lo que fue el desempeño de los equipos pero queda como la primera moraleja del torneo, de que aunque un equipo domine, una jugada fortuita puede hacer la diferencia.

Suiza dominó el partido y tuvo las jugadas más claras de gol, o por lo menos en una cantidad superior a República Checa. Pero faltó la fortuna para los helvéticos. 

Los anfitriones se quedaron, al final de la primera mitad, sin su jugador estrella, Alexander Frei, sin que a la postre esto mermara su buen juego.

Los helvéticos cayeron en la inauguración, frente a un público que sin duda pesó en el partido. República Checa sumó sus primeros tres puntos en uno de los partidos que sin duda se pensaba como de los más complicados. 

EL PARTIDO

Suiza fue mucho mejor que República Checa en los primeros 45 minutos. El apoyo incondicional de prácticamente todo el estadio fue, sin duda, un elemento fundamental para que los helvéticos fueran más sobresalientes en la cancha.

Los checos se vieron ligeramente más ordenados en los primeros minutos, pero eso duró poco, pues con más empeño que buen futbol, los suizos tomaron el dominio del balón.

Frei, Capitán suizo, fue quizás el jugador que más pesó en la primera mitad en el esquema helvético, con pases, disparos a puerta y agregándose a la marca cuando fue necesario. República Checa tuvo dificultades para pasar la media cancha. Jankulovski, Plasil y Sionko fueron los que más empeño pusieron desde los primeros minutos, pero el parado de los suizos, con presión fuerte desde sus delanteros, marcó la diferencia. 

Las más claras fueron para los locales. Disparos de Behrami y Frei pusieron en apuros a Petter Cech. De hecho, las dos más claras estuvieron en los botines del Capitán de la escuadra de la cruz. Benaglio, en un despeje-pase, puso el balón en los pies de Frei, quien chocó el balón contra el arquero checo a pocos centímetros. El mismo capitán helvético probó suerte a unos 25 metros del marco de Cech, quien tuvo que rechazar de puños.

Lo peor que les podría pasar a los suizos fue justo lo que les pasó al minuto 43, cuando una falta que no pareció muy aparatosa dejó fuera a su jugador más emblemático, Alexander Frei. Así llegó el descanso, cuando Suiza presionaba más y con un equipo checo que se había desinflado.

Para la segunda mitad, la salida de Frei parecía sentenciar el desempeño helvético. Pero no fue así. Los rojos comenzaron de nuevo con un empeño mucho más claro que el de los checos, armando jugadas de peligro apenas en los primeros minutos de la parte complementaria. De hecho, la presión de los suizos fue tornándose avasalladora. 

Pero había que tener cuidado con los checos, una oportunidad podría marcar la diferencia. Y por poco es así al 55, cuando a balón parado, los de blanco hicieron suspirar a todo el estadio San Jakob. Jankulovski cobró el tiro libre por derecha, metió centro y el balón se paseó con peligro entre delanteros checos y la zaga suiza.

La salida de Frei no golpeó tanto a los rojos. La entrada de Hakan Yakin por el lesionado capitán logró que la balanza no se moviera a favor de los checos. Yakin, de hecho, estuvo muy cerca de anotar cuando en un centro por izquierda remató de cabeza, poniendo el balón muy cerca del poste izquierdo de Cech. 

Pero al minuto 70 cayó un balde de agua fría en el San Jakob, justo cuando la defensa suiza no supo salir con el balón, los checos recuperaron antes de que los helvéticos alcanzaran la media cancha. Un cabezazo de Galasek buscando a Sverkos tuvo la precisión suficiente para dejar al 10 checo frente a Benaglio y vencerlo sólo con un toque a su poste izquierdo. 

A pesar de que las cosas se habían complicado para Suiza, pues República Checa se echó atrás, los rojos siguieron siendo el cuadro más ordenado y quienes generaban más peligro. Tranquillo Barnetta disparó del semicírculo del área, Cech rechazó a donde el recién ingresado Vonlanthen se encontró con el balón, para mandar un segundo disparo que se estrelló en el travesaño. Suiza seguía generando peligro, pero sin mucha fortuna. 

Y así pasaron los minutos hasta que el partido finalizó, con un equipo suizo presionando más pero sin poder concretar. 

EL ARBITRAJE 

El italiano Roberto Rossetti estuvo bien, sancionando con justicia y sin favoritismos. Queda la duda sobre la mano de Jankulovski en la jugada más clara de Suiza, en la que Rossetti consideró que el contacto no era deliberado por parte del checo.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×