Francia 0-2 Italia… Despertó el Campeón del Mundo y va a Cuartos

El Campeón del Mundo, Italia aprovechó a la perfección un penal con expulsión de Abidal y supo manejar el duelo para derrotar 0-2 a una Francia que intentó, fue mejor por momentos, pero que con un...
El Campeón del Mundo, Italia aprovechó a la perfección un penal con expulsión de Abidal y supo manejar el duelo para derrotar 0-2 a una Francia que intentó, fue mejor por momentos, pero que con un hombre menos, acabó sin poder meterse a la pelea.
 El Campeón del Mundo, Italia aprovechó a la perfección un penal con expulsión de Abidal y supo manejar el duelo para derrotar 0-2 a una Francia que intentó, fue mejor por momentos, pero que con un hombre menos, acabó sin poder meterse a la pelea.

Alberto Ramos | MEDIOTIEMPOEstadio Letzigrund en Zurich, 17 de Junio de 2008 ante un lleno

  • Italia va contra España
  • Penal con expulsión al 23’, la clave del juego

El Campeón del Mundo, Italia aprovechó a la perfección un penal con expulsión de Abidal y supo manejar el duelo para derrotar 0-2 a una Francia que intentó, fue mejor por momentos, pero que con un hombre menos, acabó sin poder meterse a la pelea.

Esta victoria italiana se complementó con la victoria de Holanda que, a pesar de estar ya clasificada jugó con total espíritu deportivo y derrotó a Rumania 0-2 en duelo simultáneo.

El duelo fue intenso, tuvo buenos momentos y jugadas espectaculares. Italia supo manejarlo, no se equivocó y con gran actuación de Luca Toni, más goles de Pirlo y De Rossi sentenció su clasificación con una historia que ya hemos visto muchas veces con la Azzurra en los torneos importantes.

Así, el Grupo C ha quedado definido. Holanda clasificó en primer lugar con 9 puntos para un paso perfecto, luego Italia con 4 unidades clasificando segundo. Rumania y Francia quedan eliminados con 2 y 1 punto respectivamente.

Ya está definido que Italia enfrentará a España, ya que por los resultados en enfrentamiento directo, nadie podrá arrebatarle el primer lugar del Grupo D a los ibéricos. Holanda deberá esperar al día de mañana para conocer su rival que será el ganador del duelo Rusia-Suecia.

EL PARTIDO

Aunque Francia arrancó jugando en territorio rival y consiguiendo dos tiros de esquina con cierto nerviosismo de la defensa italiana en los primeros 3 minutos, fue la escuadra Azzurra la que tuvo la primera grande. Al cumplirse el minuto 4, en un despeje que midió mal la defensa gala, Luca Toni quedó solo afuera del área, tenía todo para avanzar y encarar al portero, pero prefirió pegarle de inmediato y mandó su tiro raso a un lado del arco.

Francia parecía arrancar bien, pero las circunstancias del partido le fueron jugando en contra. Primero, al filo del minuto 8’, en un esfuerzo persiguiendo a un rival, Rivery quedó lesionado de la pierna derecha y tuvo que dejar el campo... después, se quedaría con un hombre menos en la jugada que trajo el primer gol azzurro.

Italia llegó por segunda vez y de nuevo estuvo a punto de abrir el marcador; en un corner, Panucci ganó el cabezazo y remató picado y al rincón a la derecha de Coupet, la pelota fue despejada sobre la línea de gol por Makélélé. Estaba jugando Francia un tanto lenta en defensa y pronto, eso le cobraría factura.

Tuvieron que pasar 19’ minutos para que al fin Francia pudiera armar algo de considerable peligro. Govou echó a la basura un buen contragolpe, pues con tres opciones para tocar, decidió disparar y le salió chorreado bastante lejos del arco.

Ya Italia tomaba la medida a la zaga gala. Al 23’, de nuevo Luca Toni le ganó la espalda a los centrales, bajó la pelota de forma impresionante en el área y cuando iba a sentenciar ante Coupet, Abidal lo trabó por atrás para un claro penal y expulsión. Andrea Pirlo convirtió la pena máxima en gol con un cobro sin objeciones para el 0-1 al 25’.

Italia casi marca de inmediato el segundo en una oleada de llegadas. Al 27’, Toni recibió y tocó para atrás hacia Perrotta que le pegó potentísimo pero un poquito arriba del travesaño. Inmediatamente, de nuevo Toni estuvo a punto de meter un golazo rematando de espaldas con una especie de taco aéreo, pero la caprichosa pelota pasó a milímetros del arco.

Toni destrozaba a la defesa italiana y en dos minutos, tuvo otras dos opciones. La segunda quedó solo en el área pero disparó por un costado al 29’. Al fin, al 33’ Francia se dio un respiro cuando Henry se metió entre los centrales en un pase filtrado y disparó cruzado desde la derecha del área a muy poco de la base del poste.

Antes de irnos al descanso, ya Francia le había encontrado la forma de equilibrar el traslado del balón, por algunos momentos no se notaba el hombre menos, pero cuando Italia se animaba, provocaba cierta inestabilidad a los galos. Todavía al 43’, Grosso cobró un tiro libre cargadito sobre la derecha, con potencia tremenda y efecto grave que se impactó con violencia en la base del poste a la derecha de Coupet.

Para la segunda parte la cosa siguió igual. Italia manejaba bien el duelo, no se volvía loco y tenía la calma y paciencia necesaria para matar el juego. Francia arrancó bien el complemento y estuvo cerca del empate, sobre todo al 49’, cuando un rebote le quedó exacto a Benzema en el borde del área, este la prendió como venía, potente, espectacular, pero desviado del arco.

El esfuerzo francés iba generando poco a poco espacios; Italia los fue cazando y podía ya armar algunos contragolpes. En uno de ellos se generó una falta y en el cobro de la misma el gol que acabó con las esperanzas galas.

Fue al 62’, el tiro fue preparado, con dos toques en cortito para mover la barrera que funcionaron a la perfección, pues cuando De Rossi la prendió potente, la pelota tocó la barrera, cambió de dirección y dejó fuera de la jugada a Coupet para incrustarse en las redes.

No podemos decir que Francia bajó las manos, pero tampoco que se metió a la pelea por el partido. Otra vez fue un tiro de Bezama el que revivió ciertas esperanzas al 73’, pero a pesar de que el francés disparó bonito y con efecto exacto, Buffon, voló sobre su izquierda y mandó a corner con las uñas.

El juego tuvo un cierre intenso a pesar de que estaba definido. Nunca nos aburrimos, aunque no hubo nada más que contar. Italia, la misma Italia de siempre, que después de un arranque flojo clasifica con las uñas y… cuidado, porque a partir de este momento todo puede pasar. Sin duda, España no está nada tranquila.

ARBITRAJE

Bastante bueno del eslovaco Lobos Michel, que estuvo acertado en la jugada del penal y la expulsión de Abidal, que acabó siendo clave en el partido. Bien en las tarjetas, atento y a pesar de ser enérgico, estuvo tranquilo.

[mt][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×