Zamogilny, feliz con la Pretemporada de Tecos

Para llegar al lugar donde está entrenando Tecos hay que pasar por un camino de terracería. Son más de 10 kilómetros de curvas interminables, de un paisaje agreste y fauna silvestre, en palabras...
 Para llegar al lugar donde está entrenando Tecos hay que pasar por un camino de terracería. Son más de 10 kilómetros de curvas interminables, de un paisaje agreste y fauna silvestre, en palabras terrenales lagartijas, palomas y zopilotes.

Juan Téllez | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Isla de Navidad, Jalisco. 19 de Junio de 2008

  • Le encanta Playa de Navidad

Para llegar al lugar donde está entrenando Tecos hay que pasar por un camino de terracería. Son más de 10 kilómetros de curvas interminables, de un paisaje agreste y fauna silvestre, en palabras terrenales lagartijas, palomas y zopilotes.

Antes de llegar a ese lugar que tiene nombre de cuento de hadas, Isla de Navidad, hay que cruzar el puente de La Culebra, hay algo que no embona en este caluroso día de junio: una patrulla de Colima vigila la zona, como si por ahí hubiera algo qué cuidar, algo que necesite la presencia de la fuerza policial.

Después del puente hay letreros. Mantas a color con leyendas políticas dan la bienvenida a un municipio que está en litigio. Un letrero de metal de menos de un metro dice: Bienvenidos al Rebalse. ¡El Rebalse!, el pedacito de tierra por el cual Jalisco y Colima están en pugna, al grado que en noviembre pasado policías de ambas entidades se enfrentaron a golpes y por poco usaban las balas. Pero basta de guerra, que unos kilómetros más adelante empieza el paraíso.

"Bienvenidos a Isla de Navidad", reza un letrero y da la impresión de que se está en un lugar poco habitual, tan hermoso y exclusivo como para artistas de Estados Unidos.

Después de cruzar el umbral, está el hotel Grand Bay y en el jardín, el plantel de Primera División entrena a tope, a full dicen los argentinos.

"Estamos cansados por el trabajo físico, pero en verdad veo estas instalaciones y no dejo de creer que estamos de poca madre. Pocos equipos tienen la oportunidad de estar en un hotel tan grande y tan hermoso", son las palabras de Jorge Damián Zamogilny, refuerzo de Tecos.

"Los equipos se hacen de hombres y de no de nombres, igualmente los jugadores que se han traído dan para ilusionarse un poquito, y esas individualidades, junto con los jugadores que ya estaban den todo y peleen a muerte cada partido y esperamos que en estos días los jugadores nos podamos comprometer y jalar para el mismo lugar. La verdad que me he sorprendido muchísimo de ver como trabaja el ';Pony'; Ruiz y el ';Tiburón'; Sánchez y son jugadores de experiencia que trabajan a la par de los jóvenes y te da las ganas de ponerte a trabajar y para conseguir objetivos importantes", mencionó el argetino.

Después de recorrer el hotel donde está concentrado el cuadro universitario se puede dar cuenta de que es un lugar en el que pocos mortales puede estar.

"Hay veces que llegan yates con helicópteros y es común ver gente importante en este hotel", señaló alguien que trabaja en este hotel. Se supo que Barbara Streisand y Bruce Willis cuando no están filmando les gusta estar descansando en este recodo de México, donde hay tanta exclusividad que no importa ser un actor millonario, en medio de lugareños para los que el cine es un lujo y el único duro de matar que conocen es Mario Almada.

Así que los Tecos se preparan en un hotel de Gran Turismo, pero en estos días no hay grande estrellas, sólo los jugadores de los emplumados.

[EFE][foto: J. Téllez/MEDIOTIEMPO]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×