Zamogilny: un hombre de fe inquebrantable

Nacido en Buenos Aires, Argentina, un 5 de Enero de 1980, Jorge Damián Zamogilny es un claro ejemplo de lo que es ser una persona que nunca deja de creer en sus sueños y día con día trabaja para...
Nacido en Buenos Aires, Argentina, un 5 de Enero de 1980, Jorge Damián Zamogilny es un claro ejemplo de lo que es ser una persona que nunca deja de creer en sus sueños y día con día trabaja para convertirlo en realidad.
 Nacido en Buenos Aires, Argentina, un 5 de Enero de 1980, Jorge Damián Zamogilny es un claro ejemplo de lo que es ser una persona que nunca deja de creer en sus sueños y día con día trabaja para convertirlo en realidad.

Rodrigo V. Medero | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Manzanillo, Colima. 26 de Junio de 2008

  • "Chelís" fue el técnico que le dio su oportunidad en Primera División

Nacido en Buenos Aires, Argentina, un 5 de Enero de 1980, Jorge Damián Zamogilny es un claro ejemplo de lo que es ser una persona que nunca deja de creer en sus sueños y día con día trabaja para convertirlo en realidad.El ahora mediocampista de los Tecos, habló con la Casa del Futbol para compartirnos su experiencia dentro del balompié, recordando que estuvo a punto de dejar este deporte.-Jorge, coméntanos cómo fueron tus inicios en el futbol- "Desde muy chico jugaba futbol y a los 15 años ya jugaba en el Racing Club de Avellaneda, de ahí pasé a Independiente, donde hice todas las inferiores hasta que me promocionaron para la Primera División, estuve ahí entrenando un año aunque con muy pocas posibilidades, los jugadores eran de mucha experiencia, fue por eso que tomé la opción de venir a México".Sin embargo esa llegada a México no fue lo que él esperaba."La verdad es que tenía mucha ilusión cuando me vine de Argentina, allá en el 2001, fui al Club León, hice pruebas ahí pero las cosas no se dieron y terminé jugando en Segunda División dos años, luego estuve en el futbol amateur; entonces al principio no se dieron bien las cosas, por lo que siento que al fin y al cabo con la perseverancia, con la lucha día a día se me fueron dando las cosas hasta lograr mi sueño de Primera División", comentó.Las enseñanzas fueron muchas en su paso por el futbol amateur, ya que "cuando se terminó el torneo de la Segunda División y la edad no me daba para poder continuar, comencé a buscar en Primera "A" pero en ese transcurso lógicamente que uno tiene que moverse y estar en ritmo, entonces entré a jugar al futbol amateur para mantenerme en forma, pues entrenaba entre semana, ya conforme pasó el tiempo y no entré a la Primera "A", lo comencé a tomar muy en serio, pues a mí me pagaban por jugar amateur y poco a poco me fueron pagando más; me mantenía viviendo de eso, también trabajaba en una serigrafía, puse una imprenta con mi novia y ahí estábamos, aunque trabajaba cuando podía porque para mí en entrenar y jugar era lo más importante, pero cuando podía iba a "chambear"."Después me fui a vivir a Querétaro y entré a trabajar en una escuela, entrenaba a los chiquitos de primaria y los de secundaria. A los cuatro meses me empecé a hacer de otros equipos, hasta que tuve cinco equipos de futbol rápido de la misma escuela; ya después tuve que tomar la decisión, antes de irme a Puebla, de dejar la escuela, todavía quería ser profesional y me invitaron a hacer pruebas, primero en Puebla, después a Pumas Morelos, pasé por muchos equipos.-¿Qué te mantuvo con la esperanza intacta?- "Yo siempre tuve la idea de que con perseverancia, las cosas y los objetivos se alcanzan, conforme fue pasando el tiempo esa idea se me fue cayendo, pues no tenía fundamentos, lo bueno de que al final fue cierta la hipótesis, fueron tres años duros, en donde jugaba cuatro partidos por semana y además entrenaba e iba al gimnasio; a partir de eso es que yo valoro mucho la posibilidad de jugar en Primera División y más que nada el poder estar hoy en una institución como la de Tecos", reconoció.Fue esa perseverancia la que lo llevó de regreso al profesionalismo, ya que la vida le fue poniendo personas que llegarían a ser vitales en sus sueños."En el futbol amateur conocí a unas personas que me contactaron con el señor Rafael López Castellanos, quien fue una de las personas que me llevó a Puebla, él tenía un equipo amateur y me invitaron a reforzar este equipo para jugar un amistoso contra el Puebla, que iba a jugar la Final de ascenso y que estaban dirigidos por César Luís Menotti; empatamos a tres, el señor Menotti se expresó bien de mí y el "Chelís" (José Luís Sánchez Solá) lo escuchó y me puso atención. Cuando el equipo no ascendió y se reestructuró, el "Chelís" me contactó y me llevaron a hacer las pruebas."Luego de tres días me dijo que no, de ahí fui a otros equipos a hacer pruebas y tampoco quedé, cuando yo ya pensaba que no iba a pasar nada conmigo, me vuelven a llamar para que me presentara nuevamente con el Puebla, esto una semana antes de comenzar el torneo, pensé que iba a hacer pruebas nuevamente y llegué con todas mis cosas, fue cuando el Profe (José Luis Sánchez Solá) me dijo que ya no haría prueba pues ya estaba mi contrato", recordó con una gran sonrisa.Con esto los frutos comenzaron a darse, pues en ese primer torneo con los de la Franja "afortunadamente lo ganamos, posteriormente ganamos el ascenso, estaba muy contento porque por mucho tiempo estaba buscando esa posibilidad y de repente llegar a un equipo y salir Campeón no es nada fácil.Ahora le llegaba la hora de la verdad: el jugar en el Máximo Circuito del balompié azteca."Fue duro, pero menos de lo que pensaba, a mí me habían comentado que jugar un descenso era muy difícil pero la verdad es que yo con toda la situación que pasé, no sentía la presión para nada, yo estaba feliz de jugar en Primera División y era lo que yo tenía en la cabeza. Sí fue una situación difícil porque yo quería mantenerme pero al margen de eso, disfruté cada partido, y hoy por hoy disfruto cada partido porque estuve mucho tiempo fuera de esto y valoro mucho la situación en la que estoy, que es un lugar privilegiado; así que cada vez que salgo a la cancha lo disfruto, estoy contento juegue el partido que juegue, porque lo que me encanta es jugar al futbol y es gracias a eso que me mantuve físicamente bien, tenía un sueño y lo cumplí", apuntó.Es por todo esto que "México tiene un lugar muy grande en mi corazón, puedo decir que me siento tanto argentino como mexicano, quiero lograr mi naturalización, no por una cuestión de la Selección o algo así, sino porque tengo un cariño muy grande hacia este país, me ha dado mucho, mi novia es mexicana y también me ha transmitido todos estos sentimientos hacia México, que me ha dado la oportunidad en lo profesional y me ha dado una mujer maravillosa, sumando todo esto es que me siento muy agradecido con este país", concluyó.Y nosotros en mediotiempo.com seguiremos de cerca a este jugador que sigue construyendo sus sueños, también le agradecemos por esta charla tan amena que nos regaló.[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×