Restaurantes españoles a reventar en Guadalajara

La tarde en Guadalajara olía a arroz con camarones, carnes de res y cerdo y almejas. La tarde olía a paella. Guadalajara es conocida por su gran variedad de restaurantes de corte internacional,...
La tarde en Guadalajara olía a arroz con camarones, carnes de res y cerdo y almejas. La tarde olía a paella. Guadalajara es conocida por su gran variedad de restaurantes de corte internacional, peor este día no había más que tonos rojos y amarillos.
 La tarde en Guadalajara olía a arroz con camarones, carnes de res y cerdo y almejas. La tarde olía a paella. Guadalajara es conocida por su gran variedad de restaurantes de corte internacional, peor este día no había más que tonos rojos y amarillos.

Juan Téllez | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Guadalajara, Jalisco. 29 de junio de 2008

  • Comieron, bebieron y disfrutaron

La tarde en Guadalajara olía a arroz con camarones, carnes de res y cerdo y almejas. La tarde olía a paella. Guadalajara es conocida por su gran variedad de restaurantes de corte internacional, peor este día no había más que tonos rojos y amarillos.

El que España estuviera en la Final de la Eurocopa 2008, provocó que los españoles afincados en la Perla de Occidente se fueran a disfrutarla, comer rico y sufrir en este duelo ante los alemanes.

Restaurantes hay muy famosos en Guadalajara, entre ellos destacan el Chemary, el Riskal, el Mesón de Zacarías, Castilla la Mancha y el Paella Club; en estos lugares desde el medio día había rumor de fiesta, pero estaba contenida.

No fue hasta que cayó el gol de Fernando Torres, cuando todo tomó dimensiones diferentes, la fiesta no pararía en mucho tiempo.

Pero la paella o el lechón, no pueden disfrutarse así porque sí; este día se descorcharon cientos y cientos de vinos de mesa; destacando dos marcas sobre las demás: el Cune y el Protos. Las botellas salían llenas de la cava y a los pocos minutos estaba vacío.

Para los españoles ser los reyes de Europa no es poca cosa y en Guadalajara, por eso comieron y bebieron como si ellos hubieran hecho los goles o como si los hubieran evitado. Al final del duelo, muchos ya animados por los tintos, querían irse a festejar; pero como la Cibeles o la Plaza Mayor de Madrid están muy lejos, propusieron irse a una glorieta más al alcance de la mano.

"Vámonos a la Minerva, a darle vueltas", decía un animado español enfundado en la camiseta de la Furia.

[mt][foto: J.Tellez/MEDIOTIEMPO]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×