Los americanistas no llenaron el Azteca

Quizá quisieron no presenciar los honores que América le rendiría a Santos, el famoso "pasillo" que se estila en otras competiciones, principalmente europeas, y que consiste en hacer dos filas...
 Quizá quisieron no presenciar los honores que América le rendiría a Santos, el famoso "pasillo" que se estila en otras competiciones, principalmente europeas, y que consiste en hacer dos filas para festejar al Campeón de la Liga con las palmas.  (Foto: Christian Palma, Notimex)

Héctor Cruz | MEDIOTIEMPOEstadio Azteca, 28 de Julio de 2008

  • Se perdieron el pasillo y una gran actuación de Cabañas

Quizá quisieron no presenciar los honores que América le rendiría a Santos, el famoso "pasillo" que se estila en otras competiciones, principalmente europeas, y que consiste en hacer dos filas para festejar al Campeón de la Liga con las palmas.Pero la realidad es que los seguidores azulcremas que no acudieron al partido de presentación de su equipo, el primero del Torneo Apertura 2008 y el primero bajo el mando de Ramón Díaz, se perdieron de mucho más que el pasillo, ya que su equipo fue letal a la ofensiva y junto a Santos brindaron un gran encuentro, aunque al final fallaron a la defensiva.El Estadio Azteca lució a la mitad en cuanto a la entrada, ya que aunque en el estacionamiento y zonas aledañas los revendedores trataban de colocar sus boletos con el viejo argumento de "ya no hay en la taquilla", la gente no respondió al llamado de la nueva Directiva azulcrema encabezada por Michel Bauer, quien trajo a un técnico de lujo para dirigir los destinos de las Águilas.La parte alta del Coloso de Tlalpan y la cabecera norte lucieron casi vacías, salvo la porra de Santos que fue colocada en una de estas zonas y que a pesar de ser pocos sus integrantes, lograron poner el ambiente en los primeros minutos que fue cuando su equipo dominaba y todavía no se ponía abajo en el marcador.Los seguidores de las Águilas no despertaron hasta que Federico Insúa anotó el primer gol, entonces sí dijeron esta boca es mía y comenzaron a apoyar a sus colores, ya que no era poca cosa tener al Campeón en la lona.Después vino el 2-0 por conducto del implacable Salvador Cabañas y la gente se entregó totalmente a su equipo, hasta el "olé" comenzaron a corear, y todavía faltaba la puntilla, un latigazo contundente del mismo paraguayo angulado para doblegar a Oswaldo Sánchez por tercera vez en la tarde.Y lo que parecía un encuentro de fiesta y tranquilidad, sobre todo, de ésta última, dio paso a los recuerdos aciagos de esas tardes trágicas, pues Juan Pablo Rodríguez puso el 3-1 a 5 minutos del final y Agustín Herrera en la última jugada puso el 3-2, pero para fortuna de los cremas, el silbante pitó inmediatamente el final del encuentro y la goleada sólo terminó en un marcador apretado, pero triunfo al fin.[mt][foto: C. Palma/MEXSPORT][r/edsag]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×