Los felinos amarraron de pies y manos a los rojinegros

Atlas llegó a Monterrey con la firme intención de sacar tres puntos. Así lo demostró en los primeros minutos del partido, pero fue un ímpetu que duró muy poco.
 Atlas llegó a Monterrey con la firme intención de sacar tres puntos. Así lo demostró en los primeros minutos del partido, pero fue un ímpetu que duró muy poco.

Fernando Ruiz Moffat | MEDIOTIEMPOEstadio Universitario, 9 de Agosto de 2008, ante un lleno

  • Fonseca anotó después de casi un año de sequía

Atlas llegó a Monterrey con la firme intención de sacar tres puntos. Así lo demostró en los primeros minutos del partido, pero fue un ímpetu que duró muy poco.

Los regiomontanos fueron pacientes y sólo necesitaron de unos minutos para ir conquistando todo el terreno, tramo por tramo. Francisco Fonseca, Lucas Ayala, Antonio Sancho y hasta el mismo Blas Pérez, que tuvo oportunidades claras desperdiciadas, se convirtieron en una máquina bien afinada que neutralizó a los Zorros durante todo el partido.

Poco pudieron hacer en la defensa rojinegra Colotto, Vidrio o Sánchez, lo mismo que adelante Bogado, Rergis, Robles o Romero, quien incluso se llevó encima un cartón rojo.

El duelo entre estos dos equipos del Grupo 3 mantiene a Tigres en la segunda posición con 7 puntos, detrás de San Luis (10), equipo que tiene un juego más por adelantar su partido de la Jornada 6 frente a Cruz Azul.

Atlas se quedó con 3 unidades, superado ya por Necaxa (6) que ganó hoy, y en espera de lo que pase mañana con Toluca, que visita a Pumas.

EL PARTIDO

Atlas fue el primer equipo en proponer un juego abierto, apenas al minuto 2 ya había explotado las dos bandas. Eduardo Rergis parecía que podría ser un eje importante en el ataque de los tapatíos. Pisar el área rival no fue difícil y, aunque la claridad en el ataque atlista hacía sospechar que podrían dominar, los espacios dejados gracias a esa verticalidad se convirtieron pronto en las grietas por las que Tigres podría hacer correr el balón. Y no tardaron mucho en descubrirlo. Lucas Ayala y Antonio Sancho lo descifraron también dentro de los primeros minutos.

Fue un arranque intenso, de ir y venir, en el que apenas al minuto seis Tigres se salvaba de recibir la primera anotación. Mauricio Romero y Ariel Bogado hicieron sufrir a Óscar el "Conejo" Pérez.

Francisco Fonseca también encontró una buena senda por el costado izquierdo, de hecho fue fundamental para equilibrar la balanza ante el ataque de los Zorros hacia el marco del "Conejo". Fueron varias las oportunidades que tuvo el "Kikín por esa banda, pero al llegar al fondo los centro no siempre fueron bien ejecutados.

Conforme pasó el tiempo, los equipos movieron un poco el cuadro, quizás de manera circunstancial para tapar algunos huecos o para aprovechar otros. Blas Pérez, que entraba más por derecha o por el centro, hizo relevos con Fonseca para perseguir un par de pelotas por izquierda. En una de las mejores jugadas, "Kikín" escapó una vez más por la banda, centró raso y perfecto al centro del área justo a la llegada de Blas Pérez, quien sólo abanicó la pelota.

Atlas pegó primero, pero Tigres pegó dos veces. En media hora de partido ya habían dejado escapar dos: la pifia de Blas Pérez y una falla de Guillermo Marino, quien mandó un disparo chorreado a las manos de Jorge Bava , desperdiciando un gran contragolpe que habían logrado construir los regiomontanos.

Del otro lado, nada con la misma claridad, además de un disparo de Bogado que logró poner nervioso a Óscar Pérez.

El final del primer tiempo fue una serie de imprecisiones. A Atlas le urgía que terminara la primera mitad, pues el dominio de Tigres ya comenzaba a pesar en el campo.

Para la segunda mitad Tigres salió con el propósito de adelantarse en el marcador. Y así fue.

Blas Pérez ahora sí aprovechó la oportunidad ante otro pase preciso de Fonseca, quien como si hubiera sido con las manos, puso el balón para que Blas lo mandara por el hueco, entre el poste derecho y la salida de Bava.

Buscando verticalidad, Brindisi sacó a Rergis y metió a Ulises Mendivil para tratar de explotar más el juego de tres cuartos de cancha hacia el área del "Conejo" Pérez.

Por parte de Tigres, Lucas Lobos entró por Jonathan de León, mandando a Guillermo Marino hacia el centro del campo.

"Kikín", que había puesto medio gol a Blas, quiso hacer el suyo. Al minuto 61'; entró de nuevo por izquierda, pero en esta ocasión hizo un quiebre hacia el centro, quedando con buen ángulo para rematar. Su disparo pasó cerca, de hecho raspando ligeramente el travesaño cerca del ángulo con el poste izquierdo de Bava.

Pero la presión de Atlas comenzó a crecer, con jugadas más armadas desde la media cancha y explotando a quién entró con el propósito de llevar el balón al área rival, Ulises Mendivil. Llegada de Atlas, respuesta de Tigres, el partido se había puesto de ida y vuelta.

Y así como el partido, la mala suerte también fue pareja. Tigres tuvo que sacar a Blas Pérez por una lesión en la espalda y Mendivil, quien tenía pocos minutos en el campo, tuvo que salir también por una lesión.

Tigres no extrañó a Blas. Al 73, "Kikín" remató preciso de cabeza un gran centro de Lucas Lobos, quien cobró un tiro libre por derecha. Atlas pagó la factura de haberse convertido en el equipo que más patadas daba en la cancha.

Los rojinegros, desarmados en la última línea, tuvieron que recurrir a los tiros de larga distancia, con malos resultados. Pero eso no los detuvo, no tanto porque presionaran demasiado, sino porque Tigres ya había empezado a jugar con el marcador, replegándose y esperando en la línea del área tapando, eso sí, todos los caminos hacia el marco del "Conejo" Pérez.

Cualquier estrategia de Atlas se vino al piso al minuto 85, cuando Pedro Benítez mandó al fondo de las redes después de que la pelota pegó en el poste después de un cobro de tiro libre. Eso puso la loza en la tumba de Atlas, que no supo cómo descifrar el esquema de los regiomontanos.

Los tapatíos se llevaron todavía más castigo, pues Romero se fue expulsado a dos minutos del final.

EL ARBITRAJE

Bueno de Jaime Herrera Garduño. Supo sacar las tarjetas oportunamente y sin chistar. El partido no se puso más ríspido gracias a sus intervenciones oportunas en las jugadas más polémicas.

[mt][Foto:][r/feru]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×