La marea verde no cesa en su oleaje

Todavía faltaban poco más de 100 minutos para que comenzara el partido entre México y Honduras en el Estadio Azteca, cuando la explanada del coloso de Tlalpan ya era una marea verde.
Todavía faltaban poco más de 100 minutos para que comenzara el partido entre México y Honduras en el Estadio Azteca, cuando la explanada del coloso de Tlalpan ya era una marea verde.
 Todavía faltaban poco más de 100 minutos para que comenzara el partido entre México y Honduras en el Estadio Azteca, cuando la explanada del coloso de Tlalpan ya era una marea verde.  (Foto: Refugio Ruiz, Notimex)

Héctor Cruz | MEDIOTIEMPOEstadio Azteca, 20 de Agosto de 2008

  • Poco a poco inundó el Azteca

Todavía faltaban poco más de 100 minutos para que comenzara el partido entre México y Honduras en el Estadio Azteca, cuando la explanada del coloso de Tlalpan ya era una marea verde.El puente hacia el Estadio en dicha avenida, que da a la entrada principal, era un mar de mexicanos, en su mayoría ataviados con la playera del Tri, otros más con máscaras de luchadores, eso sí, casi nadie sin algo característico de los mexicanos.Rostros pintados tricolores, otros más vistiendo las playeras de los conjuntos del futbol mexicano, hoy no hay rivalidad, hoy todos apoyan a México, así, alguien que le va al América podía estar cerca de otro más que traía la camiseta del Guadalajara.Esta noche el futbol mexicano está unido, lo importante es la Selección que debuta en la penúltima fase de la Eliminatoria de CONCACAF rumbo al Mundial ante Honduras, esta tarde lo importante es que la marea verde no cesa en su oleaje, desde Tlalpan hasta los accesos al Coloso de tardes victoriosas, la marea verde se apodera poco a poco del inmueble y el gris del cemento en las zonas altas y las coloridas butacas comienzan a pintarse del mismo color.Algunos aficionados comienzan a ser en sí mismos el espectáculo, ante las cámaras de video y de fotografía se transforman, comienzan a gritar, comienzan a cantar, principalmente el "Cielito Lindo", otros más gritan el nombre de su país haciendo una pausa larga en cada sílaba: ¡Mé-xi-co! ¡Mé-xi-co! ¡Mé-xi-co! ¡Mé-xi-co!El día comenzó con la obtención de una medalla en los Juegos Olímpicos para México, un país que ha sufrido por la escasez de logros en casi todas las áreas, no sólo deportivas, en los últimos años.Guillermo Pérez, oriundo de Michoacán, uno de los estados más futboleros del país, logró el Oro en Taekwondo y no falta el mexicano que en la explanada del Azteca grita, con el "Cielito Lindo" de fondo, que si en la mañana se consiguió la presea aurea, esta noche la marea verde vencerá a Honduras 3-0.Entrar en la marea verde, formar parte de ella por algunos segundos y abstenerse de la emoción y los sentimientos es casi imposible, ver los rostros de los mexicanos, de todas las edades, iguales al de uno, al de tu abuelo, al de tu padre, al de tu hermano, al de tu hijo es un infinito espejo; escuchar corear el nombre de tu país, gritarlo, ser parte del escandaloso paso de los mexicanos es algo que sólo nosotros entendemos.[mt][foto: R. Ruiz/MEXSPORT][r/edsag]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×