Virginia Tovar se va satisfecha del arbitraje pese al machismo

Satisfecha de haber llegado a la cima y de quedar plasmada en la historia para las nuevas generaciones se siente Virginia Tovar, quien dijo adiós a la carrera de árbitro en el futbol sin...
Satisfecha de haber llegado a la cima y de quedar plasmada en la historia 
para las nuevas generaciones se siente Virginia Tovar, quien dijo adiós a la 
carrera de árbitro en el futbol sin resentimiento alguno a pesar de haberse 
enfrentado a un sistem
 Satisfecha de haber llegado a la cima y de quedar plasmada en la historia para las nuevas generaciones se siente Virginia Tovar, quien dijo adiós a la carrera de árbitro en el futbol sin resentimiento alguno a pesar de haberse enfrentado a un sistem  (Foto: Notimex)
(Notimex) -

MEDIOTIEMPO | Agencias21 de Agosto de 2008

  • También participó en atletismo y como entrenadora

Satisfecha de haber llegado a la cima y de quedar plasmada en la historia para las nuevas generaciones se siente Virginia Tovar, quien dijo adiós a la carrera de árbitro en el futbol sin resentimiento alguno a pesar de haberse enfrentado a un sistema machista.

Aunque no fue la primera mujer en dedicarse al arbitraje, la jalisciense que nació el 6 de mayo de 1968, es una apasionada del deporte, pues practicó el atletismo, es titulada entrenadora de futbol, licenciada en educación física y árbitro de balompié.

El pasado diez de este mes, previo al encuentro entre Águilas del América y Monarcas Morelia, se le brindó un reconocimiento y como cuarto oficial del partido puso fin a una larga trayectoria de asistente, ya que de árbitro lo había hecho el 20 de julio de este año durante el cotejo entre Lobos BUAP y Cruz Azul Hidalgo de la Primera División "A".

"Me siento tranquila, satisfecha por los logros que hice en el arbitraje y muy contenta por el papel que desempeñé, eso me hace tomar ánimos para esta nueva etapa de asesor y de instructor que empiezo", dijo.

Su vida siempre ha girado alrededor del deporte combinado con los estudios, pues así vivió su infancia, adolescencia y juventud.

Desde niña practicó el atletismo y el futbol, el cual se le empalmaron en los nacionales de 1987 y en otros años. Y aunque fue atleta de alto rendimiento en los 400 metros planos, donde logró estar entre las cinco mejores del país en 1991, llegó el momento de decidir y más porque en el atletismo, como en otros deportes, no hay los suficientes apoyos.

"Ya lo vemos en estos Juegos Olímpicos de Beijing". "No hay mucho apoyo en el deporte en el país, entrenaba, competía, tenía que ir a trabajar, y hacer mil cosas, no podía dedicarme exclusivamente al atletismo", recordó.

En una competencia fue superada apenas por un cuerpo por Magda González, quien junto a Ana Gabriela Guevara y otras dos velocistas corrieron el relevo 4x400 en los Juegos Olímpicos Atenas 2004. Después supo que Magda estaba concentrada en el CDOM (Centro Deportivo Olímpico Mexicano).

"Siento que si hubiera estado concentrada en el CDOM y me hubieran dado todas las facilidades de las pocas que hay a la mejor hubiera destacada un poco más en el deporte del Atletismo. Desgraciadamente cuando ya te becan en CONADE es porque ya  sobresaliste. Ya quieren atletas hechos, uno mismo debe salir por sus propios medios", relató.

Por eso, después de jugar futbol, pasó a entrenadora. "Fui la primera entrenadora de Andrés Guardado, quien desde pequeño mostró sus cualidades, también de Amaury Padilla, quien en el torneo anterior estuvo en Necaxa y ahora con Dorados de Culiacán", contó.

Orgullosa enfatiza: "Hice mi curso de entrenadora. Tengo mi título, no soy como unos que no lo tienen".

Pero en el camino se le atravesó Arturo Yamasaki, quien la invitó a incursionar en la carrera de árbitro, lo cual lo pensó mucho porque ya tenía muchos problemas en el futbol por ser estratega.

Cuando se presentaba con su equipo en cualquier torneo escuchaba exclamaciones como esta: "Pero si trae a una mujer de entrenadora cómo nos van a ganar", pero cuando concluía el encuentro se oían las voces molestas: "Cómo, una mujer viene y nos gana".

Y al fin aceptó, hizo su curso. En 1995 hizo su debut en Tercera División como abanderada, lo que ahora se conoce como asistente, un año después logró su ascenso a la Segunda División y en 1998 a la Primera "A" y se estrenó con el partido La Piedad ante Jaguares.

Fue ahí donde sintió el mayor rechazo de algunos dirigentes de equipos de la Primera "A", pero contó con el total apoyo de la Comisión de Arbitros entonces dirigida por Edgar Codesal, además de que muy pronto se ganó el respeto de los jugadores y entrenadores.

"Creo que al partido número diez ya creían en mí los jugadores porque se daban cuenta que me sabía el reglamento y lo aplicaba, que sabía lo que hacía, y hasta confiaban un poco más, no estaban ellos huyendo de que una mujer les pitara un partido, y entonces era más tranquilo mis encuentros, les decía dónde iba la barrera, dónde poner el balón y todo lo hacían sin dificultad", recordó.

Pero habría más rechazo, sí, de dirigentes de equipos de la Primera División Profesional.

[ntx][foto: Mexsport][r/apva]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×