Ni la lluvia los espantó para ver Chivas-Morelia

El cielo se cayó en la ciudad de Guadalajara, mientras la gente tomaba el camión con destino hacia el Estadio Jalisco, a la altura del Parque Agua Azul, quienes se vieron sorprendidos por el...
El cielo se cayó en la ciudad de Guadalajara, mientras la gente tomaba el camión con destino hacia el Estadio Jalisco, a la altura del Parque Agua Azul, quienes se vieron sorprendidos por el aguacero que comenzó a golpear sus espaldas; otros por su parte
 El cielo se cayó en la ciudad de Guadalajara, mientras la gente tomaba el camión con destino hacia el Estadio Jalisco, a la altura del Parque Agua Azul, quienes se vieron sorprendidos por el aguacero que comenzó a golpear sus espaldas; otros por su parte  (Foto: Refugio Ruiz, Notimex)

Rodrigo V. Medero | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Guadalajara, Jalisco. 30 de Agosto de 2008

  • La gente hacia todo por ver el partido

El cielo se cayó en la ciudad de Guadalajara, mientras la gente tomaba el camión con destino hacia el Estadio Jalisco, a la altura del Parque Agua Azul, quienes se vieron sorprendidos por el aguacero que comenzó a golpear sus espaldas; otros por su parte corrían a cualquier parte donde pudieran resguardarse.El camión apenas y caminaba porque el tránsito se volvió bastante pesado, para que el viaje no se hiciera tan aburrido, la compañía de la radio era la idónea, pues el juego de Tecos y Toluca ya había comenzado.Sin embargo tampoco se podía hacer caso omiso a la marcha ';Por un México sin Violencia';, que algunas estaciones transmitían en vivo y que el futbol mexicano se solidarizó. Donde además comentaron el lamentable fallecimiento de un hombre que siempre luchó por tener un país mejor, como lo fue Gilberto Rincón Gallardo.En ese momento el camión ya estaba a la altura del mercado de San Juan de Dios, donde la lluvia arreció más y el cielo mostraba una nube impresionantemente gris, pero los gritos y los aplausos comenzaron a escucharse fuertemente: era los jóvenes de la barra de Chivas, quienes estaban felices recibiendo las gotas frías de la tormenta, las cuales parecían que era gasolina para sus pulmones, pues gritaban más fuerte aún.Por otro lado, algunos trabajadores que están en las obras del macrobús, corrían para mover algunas cosas y evitar que se mojaran, sin importar que ellos quedaran empapados.Llegando al Estadio Jalisco, afortunadamente para los que serían espectadores del Chivas-Morelia, escampó. Se pudo observar que no había mucha gente a las afueras y que los puestos estaban vacíos, otros inundados por un enorme charco que heredó la lluvia. Por la zona sur, apenas y se distinguían algunas playeras amarillo canario, pertenecientes a la Porra Monarcas de Quiroga, que, aunque eran pocos, dejaron sentir su amor por los colores purépechas con sus porras.Los fuegos artificiales, que asustaron a muchas personas a las afueras del inmueble y que no sabían el por qué de sus explosiones, anunciaba el estreno de las pantallas que estarían a partir de hoy en el Jalisco, sin embargo nadie lo supo sino hasta que entraron a las gradas.Con esto, todos esperan que el dios Tláloc se contenga de lanzar su lluvia y que el espectáculo sea de lo mejor, con dos equipos que han dejado qué desear a sus aficiones.[mt][foto: R. Ruiz/MEXSPORT][r/edsag]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×