Al Capitán Ramón Morales se le respeta

Para sacar a Chivas del fondo general se necesitan agallas, presencia y autoridad. En los momentos bajos del Rebaño la experiencia tiene que ser fundamental y mientras que Efraín Flores sufría de...
Para sacar a Chivas del fondo general se necesitan agallas, presencia y autoridad. En los momentos bajos del Rebaño la experiencia tiene que ser fundamental y mientras que Efraín Flores sufría de nervios y la afición se gastaba la garganta en abucheos, de
 Para sacar a Chivas del fondo general se necesitan agallas, presencia y autoridad. En los momentos bajos del Rebaño la experiencia tiene que ser fundamental y mientras que Efraín Flores sufría de nervios y la afición se gastaba la garganta en abucheos, de  (Foto: Isaac Ortiz, Notimex, )

Juan Téllez | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Estadio Jalisco. 20 de Septiembre de 2008

  • Cuando salió de cambio la gente se le rindió y se le entregó

Para sacar a Chivas del fondo general se necesitan agallas, presencia y autoridad. En los momentos bajos del Rebaño la experiencia tiene que ser fundamental y mientras que Efraín Flores sufría de nervios y la afición se gastaba la garganta en abucheos, dentro del rectángulo un hombre hizo valer sus años dentro del futbol.

El empate era el negocio más importante para los visitantes. Pero al minuto cinco del complemento se le cometió una falta a Omar Arellano y todo de distendió, el ambiente tenso, se relajó y la afición festejaba a lo grande.

Desde que el silbante Ricardo Arellano señaló el manchón Ramón Morales con la autoridad que le da el gafete tomó el balón y lo comenzó a acomodar. Sergio Santana, un delantero que le gusta tirarlos, ni se acercó al área. El único que intentó hacer por el balón fue Gonzalo Pineda Reyes, pero el capitalino vio la confianza y la seguridad en el Capitán, que se hizo a un lado y dejó solo al michoacano.

Ramoncito tomó poco vuelo para el cobro, después se enfiló al balón y con fe en el gol le pegó. El alarido de la caterva dejaba en claro que el penalti había sido cobrado con hidalguía con autoridad.

El miércoles pasado, Santana derrochó un penalti y en este duelo, tan importante para los rojiblancos, Ramón Morales, aceptó la responsabilidad y con un zurdazo le dio felicidad a más de 30 millones de personas.

Por actitud el segundo tiempo sin dudas fue lo mejor de Chivas, eso sí, porque desde el principio el Capitán impuso su ley, por eso cuando salió de cambio, porque ya no está para los 90 minutos, la gente se le rindió y se le entregó como el único ídolo que tiene este equipo.

[mt][foto: I. Ortiz/MEXSPORT][r/anor]

No te pierdas