Ciudad Universitaria la sede de la fiesta entre Pumas y Águilas

El Estadio Olímpico Universitario vivió uno de esos días de esplendor. Desde antes de las 10:00 horas el ambiente fuera del inmueble revelaba que no era un domingo más, sino un día de un Clásico.
El Estadio Olímpico Universitario vivió uno de esos días de esplendor. Desde 
antes de las 10:00 horas el ambiente fuera del inmueble revelaba que no era un 
domingo más, sino un día de un Clásico.
 El Estadio Olímpico Universitario vivió uno de esos días de esplendor. Desde antes de las 10:00 horas el ambiente fuera del inmueble revelaba que no era un domingo más, sino un día de un Clásico.  (Foto: Jorge Reyes, Notimex, )

Héctor Cruz | MEDIOTIEMPOEstadio Olímpico Universitario, 5 de Octubre de 2008

  • Gran ambiente en el coloso de Insurgentes
  • Las apuestas esperarán a la siguiente temporada

El Estadio Olímpico Universitario vivió uno de esos días de esplendor. Desde antes de las 10:00 horas el ambiente fuera del inmueble revelaba que no era un domingo más, sino un día de un Clásico.

Cientos de policías resguardaban los accesos al coloso y la gente comenzó a llegar desde temprana hora, lo mismo las porras de ambos conjuntos, que acudieron al estadio vigilados por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal.

Las porras americanistas ingresaron al inmueble tras un cateo intenso, donde incluso les revisaban el calzado para evitar que metieran objetos que pudieran ser utilizados como armas, pólvora y cualquier artefacto peligroso.

Algunos miembros de las porras americanistas, a su arribo a Ciudad Universitaria por Insurgentes, comenzaron a aventar cohetones de pólvora, así como los conos anaranjados que sirven para marcar un lugar en las vialidades hacia algunos aficionados universitarios, lo que provocó la movilización de los policías para restaurar el orden.

Lo mismo del lado de los Pumas, revisión exhaustiva hacia los miembros de las llamadas barras para evitar objetos y artefactos prohibidos, de esta forma el Estadio Olímpico se fue abarrotando hasta lograr casi el lleno total, casi, porque por precaución y seguridad, las autoridades obligan a dejar algunos huecos en las tribunas para evitar accidentes o enfrentamientos entre los aficionados.

El Estadio lucía lleno, la imagen más cautivadora de este tipos de inmuebles, con los colores divididos por pasiones, con los gritos al máximo para demotrar qué equipo es mejor según los decibeles de cada consigna, de cada cántico, de cada porra, de cada Goya o de cada Huelum.

Así los americanistas de unos años a la fecha, han hecho suya la porra del Instituto Politécnico Nacional para competir con el tradicional Goya de la UNAM, aunque nada tenga que ver con la institución azulcrema y por momentos suena fuera de lugar en un encuentro de futbol.

De aproximadamente 50 mil aficionados en el Estadio Olímpico, el 85 por ciento fueron de los Pumas, mismos que enmudecieron al minuto 8, tras el gol de Alfredo "Chango" Moreno, sin embargo, poco a poco recobraron el ánimo y no cesaron en su apoyo.

Del lado de las Águilas, aunque eran menos los aficionados, no por ello carecieron de intensidad, dejaron la garganta durante todo el encuentro pero también callaron cuando Fernando "Zurdo" Morales anotó el empate en un vertiginoso contragolpe iniciado por Sergio Bernal al minuto 49';.

El ambiente mantuvo su intensidad durante todo el encuentro, si bien la mejor parte la sacaron los cremas por el empate en casa de uno de sus máximos rivales, pero la afición universitaria también aplaudió al final del encuentro por el esfuerzo realizado por sus jugadores para rescatar la igualada.

Al final, saldo blanco. En la tribuna, afortunadamente; pero también en la cancha. No se hicieron daño, un empate más que dejará las apuestas conformadas durante la semana entre los amigos, rivales en equipos, pospuestas para la siguiente temporada.

[mt][foto: J.Reyes/MEXSPORT][r/wago]

No te pierdas