'Jimmy' Lozano, el cementero más querido por los Pumas

El mismo universitario que sorprendió hace años con un lema que quedará para la posteridad, al sacar una leyenda en una playera, bajo el jersey de los Pumas que dictaba "Hecho en CU", se mantiene...
El mismo universitario que sorprendió hace años con un lema que quedará para la posteridad, al sacar una leyenda en una playera, bajo el jersey de los Pumas que dictaba "Hecho en CU", se mantiene como uno de los hombres más queridos por el conjunto felino
 El mismo universitario que sorprendió hace años con un lema que quedará para la posteridad, al sacar una leyenda en una playera, bajo el jersey de los Pumas que dictaba "Hecho en CU", se mantiene como uno de los hombres más queridos por el conjunto felino  (Foto: Omar Martínez, Notimex)

Héctor Cruz | MEDIOTIEMPOEstadio Azul, 22 de Noviembre de 2008

  • Fue abrazado efusivamente por sus ahora rivales
  • Ni con Torrado, ni con Beltrán tuvieron tal gesto

El mismo universitario que sorprendió hace años con un lema que quedará para la posteridad, al sacar una leyenda en una playera, bajo el jersey de los Pumas que dictaba "Hecho en CU", se mantiene como uno de los hombres más queridos por el conjunto felino aunque ahora vista de azul.

Jaime Lozano, mediocampista de Cruz Azul, fue el jugador al que la mayoría de los elementos de Pumas abrazaron previo al inicio del encuentro, quienes incluso hicieron fila para estrujar al "Jimmy" en la cancha del Estadio Azul.

Sergio Bernal, Darío Verón, Marco Antonio Palacios, Ismael Íñiguez, Efraín Velarde y hasta Juan Francisco Palencia y Juan Carlos Cacho fueron algunos de los universitarios que efusivamente saludaron a Lozano, uno de los artífices de aquel Bicampeonato auriazul, el único en torneos cortos hasta la fecha.

Y el hecho es significativo, porque ni Gerardo Torrado, ni Joaquín Beltrán, otrora Pumas, fueron recibidos de la misma forma que el "Jimmy", quien demostró que por sus venas todavía corre sangre felina y que el haber sido hecho en Ciudad Universitaria es algo que llevará por siempre y que lo diferenciará de los demás jugadores.

Alrededor de los jugadores, el Estadio Azul presenció una gran entrada, pero sin llegar al lleno, la cabecera sur totalmente de Pumas, así como la norte, totalmente cementera; en cambio, el resto del inmueble fue una mezcla de aficionados de los dos equipos, que convivieron sin altercados durante el encuentro.

Y aunque los felinos eran minoría, los Goyas inundaron de sonido el Estadio Azul, mientras que como respuesta, los aficionados celestes, al no tener un grito de batalla, hicieron sonar las cornetas que simulan el paso de un tren para tratar de equilibrar la batalla de porras.

[mt][foto: J. Reyes/MEXSPORT][r/osra]

No te pierdas