Cuauhtémoc, futbol sin caducidad

Pénalti de Cervantes y ninguno de los laguneros dudó. Daniel Ludueña, el alma del Santos ni se acercó. Todo el balón y la responsabilidad serían del "Temo". El capitalino puso el balón en el...
Pénalti de Cervantes y ninguno de los laguneros dudó. Daniel Ludueña, el alma del Santos ni se acercó. Todo el balón y la responsabilidad serían del "Temo". El capitalino puso el balón en el manchón de penal, tomó impulso y de pronto las redes se movían.
 Pénalti de Cervantes y ninguno de los laguneros dudó. Daniel Ludueña, el alma del Santos ni se acercó. Todo el balón y la responsabilidad serían del "Temo". El capitalino puso el balón en el manchón de penal, tomó impulso y de pronto las redes se movían.  (Foto: Refugio Ruiz, Notimex)

Juan Téllez | MEDIOTIEMPO (Enviado)Estadio Alfonso Lastras. 29 de Noviembre de 2008

  • Blanco metió el gol del empate

Pénalti de Cervantes y ninguno de los laguneros dudó. Daniel Ludueña, el alma del Santos ni se acercó. Todo el balón y la responsabilidad serían del "Temo". El capitalino puso el balón en el manchón de penal, tomó impulso y de pronto las redes se movían.Blanco metió el gol del regreso, el que puso la serie para los de Torreón. Se puede decir que participó poco, pero Cuauhtémoc dejó en claro que su futbol no tiene caducidad.Con su inconfundible figura comenzó el partido pidiendo la pelota, mostrándosele a Ludueña, intentando hacer triangulaciones con Vuoso y demás.El atacante capitalino se ve que no es el mismo de hace unos años, pero sigue preocupando a las defensas rivales. A la media hora de juego ya había tocado cinco balones, le cometieron una falta, cobró un tiro libre y hasta hizo un berrinche porque Marco Rodríguez no le marcó una supuesta falta a su favor.De la tribuna sólo bajaron rechiflas y mentadas. Si la noche del viernes se le entregaron en el hotel de concentración, durante el partido se les olvidó que lo querían y sólo lo insultaban, como antes, como siempre que los visitaba.Cada que el balón le caía, venían los aludes de descréditos a su persona, pero él se divertía, la pasaba con la mollera a Ludueña, se metía al área a buscar centros... lo poquito que tenía, lo resolvía. SACRIFICIO DE TODOSPara el complemento Blaco Bravo era de los que no bajaban a su área a defender, él se quedaba en círculo central para armar las ofensivas. Al 56'; tomó el balón se quitó a un defensor y tiró, pero le desviaron el intento. El frío de a poco tomaba más protagonismo en esta contienda.Con el San Luis volcado contra el arco de Oswaldo, poca participación tenía el elemento del Chicago Fire, pero cuando tomaba la pelota buscaba ganar terreno y le puso hielo al partido, provocó dos faltas, que mitigó el acecho que tenía su cabaña.Así es el regreso de un grande, de un jugador que como la canción de José Alfredo, sigue siendo el Rey.[mt][foto: R. Ruiz/MEXSPORT][r/edsag]

No te pierdas