Las barras se metieron con Oswaldo Sánchez

En el primer tiempo salvo el golazo de Patiño, Oswaldo tuvo una noche tranquila o ligera; para el complemento y con el cambio de cancha el arquero nacional se encontró de cerca con los grupos de...
 En el primer tiempo salvo el golazo de Patiño, Oswaldo tuvo una noche tranquila o ligera; para el complemento y con el cambio de cancha el arquero nacional se encontró de cerca con los grupos de animación de los potosinos.  (Foto: Refugio Ruiz, Notimex)

Juan Téllez | MEDIOTIEMPO (Enviado)Estadio Alfonso Lastras. 29 de noviembre de 2008

  • La gente empezó a gritar el apellido del portero del América, "Ochoa, Ochoa, Ochoa, Ochoa"

En el primer tiempo salvo el golazo de Patiño, Oswaldo tuvo una noche tranquila o ligera; para el complemento y con el cambio de cancha el arquero nacional se encontró de cerca con los grupos de animación de los potosinos.El portero tapatío vestía de short negro y sudadera azul, como con la que quedó Campeón con Chivas.De inmediato la gente empezó a gritar el apellido del portero del América. "Ochoa, Ochoa, Ochoa, Ochoa", se supone que lo hacían para molestar a Oswaldo Javier Sánchez Ibarra, pero este portero no se cuece al primer hervor y de una forma o de otra se acostumbra a que su gente lo quiera y los advenedizos lo ofendan.Estos insultos no son nada para el portero titular de la Selección y hoy por hoy un referente del equipo de Eriksson.Oswaldo se persignó, marcó el área chica, por cierto, eso que hizo de hacer señalamientos está prohibido, y después se dedicó a su negocio, que es evitar goles potosinos. Pese a la gente en su contra, el oriundo de la Josefa Ortiz de Domínguez, se veía completo, estoico y disfrutando de la Liguilla.[mt][foto: R. Ruiz/MEXSPORT][r/edsag]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×