El Estadio Olímpico Universitario más vivo que nunca

Desde alrededor de las 15:00 horas, la llegada de la afición al Estadio Olímpico Universitario para el duelo de vuelta de Cuartos de Final entre Pumas y Cruz Azul comenzó a ser constante.
Desde alrededor de las 15:00 horas, la llegada de la afición al Estadio 
Olímpico Universitario para el duelo de vuelta de Cuartos de Final entre Pumas y 
Cruz Azul comenzó a ser constante.
 Desde alrededor de las 15:00 horas, la llegada de la afición al Estadio Olímpico Universitario para el duelo de vuelta de Cuartos de Final entre Pumas y Cruz Azul comenzó a ser constante.  (Foto: Agustín Cuevas, Notimex)

Héctor Cruz | MEDIOTIEMPOCiudad de México, 29 de Noviembre de 2008

  • La reventa, presente en Ciudad Universitaria

Desde alrededor de las 15:00 horas, la llegada de la afición al Estadio Olímpico Universitario para el duelo de vuelta de Cuartos de Final entre Pumas y Cruz Azul comenzó a ser constante.

Poco a poco las avenidas aledañas al inmueble, como son Insurgentes Sur y Revolución, así como Eje 10, comenzaron a tener problemas de tránsito que trataron de ser resueltos por miembros de la policía capitalina.

De manera creciente, aficionados de ambas escuadras, pero principalmente de los Pumas que son visible mayoría, comenzaron a ingresar por los accesos específicos, previa revisión exhaustiva de la policía para evitar que se introduzcan objetos punzocortantes, armas, palos de bandera, explosivos, bebidas alcohólicas, entre otros.

Conforme avanzó el tiempo, los problemas viales se acrecentaron, en las entradas para la afición de los felinos también hubo amontonamientos, no así en la de los celestes, que aunque sólo fue la cabecera sur por donde tuvieron acceso, casi nunca se congestionó.

Los que no podían quedarse fuera de la fiesta del futbol en los alrededores del coloso universitario fueron los revendedores, quienes de manera discreta, dado el operativo de seguridad pública que instrumentó la policía capitalina, ofrecen sus boletos, en precios desde los 500 pesos, pero que con un poco de regateo podrían quedarhasta en 350 del águila.

A las 16:00 horas llegaron las porras de Cruz Azul en 17 camiones de la Red de Transporte Público, custodiados por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública, dichos autobuses partieron del Estadio Azul donde fue el punto de reunión hacia Ciudad Universitaria.

A su llegada, la afición cementera fue recibida con Goyas y con gritos peyorativos, como los de ¡albañiles! ¡albañiles! ¡macuarros! Que algunos seguidores felinos emitieron al paso de los autobuses.

El operativo de seguridad instrumentado para este duelo comenzó muy pronto a rendir frutos y media hora antes de que iniciara el encuentro ya había varios detenidos por reventa, por intentar introducir objetos punzocortantes o por portar boletos falsos, aunque el número oficial de infractores se dará a conocer hasta que termine el despliegue de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del DF.

En el interior del estadio, previo al partido, los duelos de gritos entre las porras no se hicieron esperar, pero la de los Pumas aplastó a la de Cruz Azul, ya que los celestes fueron minoría al ocupar sólo la cabecera sur, en cambio los seguidores felinos llenaron el resto del inmueble, una especie de herradura en colores azul y oro.

Así, todo estuvo listo para la fiesta capitalina entre Pumas y Cruz Azul, dos de los llamados grandes, cuyos colores son sagrados no sólo en el Distrito Federal, sino en toda la República, donde hasta lo más recóndito se escuchan los estruendos de los Goyas o del ¡Azul, azul!

[mt][foto: A. Cuevas/MEXSPORT][r/apva]

No te pierdas