Cruz Azul echó al Potro y es el primer finalista

Cruz Azul se convirtió en el primer finalista, instancia a la que llega por segundo torneo consecutivo, al empatar 1-1 esta noche en casa de Atlante y con ello echarlo de la Liguilla por global de...
Cruz Azul se convirtió en el primer finalista, instancia a la que llega por 
segundo torneo consecutivo, al empatar 1-1 esta noche en casa de Atlante y con 
ello echarlo de la Liguilla por global de 4-2.
 Cruz Azul se convirtió en el primer finalista, instancia a la que llega por segundo torneo consecutivo, al empatar 1-1 esta noche en casa de Atlante y con ello echarlo de la Liguilla por global de 4-2.  (Foto: Omar Martínez, Notimex, )

.

Héctor Cruz | MEDIOTIEMPOEstadio Andrés Quintana Roo, 6 de Diciembre de 2008, ante un lleno

  • Villaluz y Giancarlo los anotadores
  • Julio César Domínguez fue expulsado por entrada artera

Cruz Azul se convirtió en el primer finalista, instancia a la que llega por segundo torneo consecutivo, al empatar 1-1 esta noche en casa de Atlante y con ello echarlo de la Liguilla por global de 4-2.

El 3-1 que los celestes consiguieron en la ida fue una losa demasiado pesada para el conjunto azulgrana, quien nunca en la serie estuvo cerca de superar a Cruz Azul, equipo que fue práctico, ordenado, sólido e inteligente, pero sobre todo que demostró que sus ofensivos atraviesan por un gran momento y prueba de ello ha sido la contundencia que han tenido en la Liguilla.

La Máquina Celeste se fue al frente en el marcador al minuto 4, en una gran jugada de César Villaluz, tras un saque largo de banda peinado por Zeballos, y con el balón controlado el joven celeste cruzó su disparo dentro del área para vencer a Federico Vilar y poner el 0-1 (1-4 global), que le dio mayor tranquilidad a su equipo.

Lejos de darse por vencido al irse abajo en el marcador de forma tempranera, Atlante consiguió muy pronto el empate, al minuto 7, tras un pase de Gabriel Pereyra a Giancarlo Maldonado, quien dentro del área hizo una buena finta para quedar de frente al marco y vencer a Yosgart Gutiérrez con un tiro cruzado y poner el 1-1 definitivo (2-4 global).

Los Potros insistieron durante todo el encuentro, sin embargo, se encontraron a un equipo bien parado en la cancha, con la fortuna de los finalistas y con hombres que saben manejar bien los partidos, por ello, con toda justicia, más allá de la polémica arbitral de la ida, Cruz Azul es un digno contendiente al título en la Final.

Toluca o Santos, quienes están empatados sin goles y juegan este domingo, será el rival de La Máquina en la Final, en caso de ser los laguneros, actuales monarcas del futbol mexicano, se repetiría la Final de la temporada pasada.

Cruz Azul no podrá contar por lo menos para el duelo de ida con el zaguero Julio César Domínguez, quien fue expulsado de manera correcta por una plancha artera sobre la rodilla de Fernando Navarro y queda en el aire si se merecerá más de un partido de castigo.

EL PARTIDO

Con intensidad comenzó el partido, con un Atlante volcado al frente totalmente y con un Cruz Azul sólido en el campo, esperando a los Potros pero con un contragolpe letal, además de que la contundencia le ha acompañado en la Liguilla.

Prueba de ello fue que apenas al minuto 4';, en una gran jugada individual, César Villaluz puso al frente a los cementeros 0-1 (1-4 global), tras un saque de banda por derecha al área que peinó Pablo Zaballos, para que el joven cruzazulino controlara el balón y sobre la marca de Daniel Guerrero disparó cruzado a la derecha de Vilar, en un disparo inalcanzable.

Todo parecía indicar que este gol sepultaría a los Potros, abajo en el marcador por tres goles, lejos de la Final, pero la experiencia de sus hombres los volvió muy pronto al encuentro, al minuto 7 Gabriel Pereyra pasó entre tres hombres y filtró un balón desde los tres cuartos de cancha para Giancarlo Maldonado, quien sin tocar la pelota, con una finta quedó de frente al marco para entonces sí cruzar su riflazo a la izquierda de Yosgart Gutiérrez y poner el 1-1 (2-4 global).

Tras el inicio vertiginoso, Cruz Azul poco a poco se asentó mucho mejor en el campo, nunca dejó de ser peligroso al contraataque y en la defensa casi siempre tuvo superioridad numérica para desarmar a los atlantistas, a quienes les funcionaron bien las paredes en corto, más que los centros por las bandas de los cuales por momentos abusaron.

Gabriel Pereyra, Giancarlo y Christian el "Hobbit" Bermúdez fueron de los elementos más peligrosos de los Potros, sin embargo, no estuvieron tan finos en el último toque, lo que facilitó a los defensores cementeros la labor.

Incluso, aunque en mucho menos cantidad, pero Cruz Azul estuvo más cerca del segundo del partido que Atlante, un tiro de Zeballos apenas desviado desde fuera del área al 34'; o uno más, muy bombeado de Sabah un minuto después que Vilar controló sencillo; en cambio, Yosgart también estuvo atento al 41'; al mandar a córner un disparo peligroso de Arturo Muñoz.

Para la parte complementaria, el "Profe" Cruz sacó al zaguero Clemente Ovalle para dar ingreso al delantero Daniel Arreola, sabedor de que este partido es de matar o morir, además Atlante siguió yendo al frente y apenas al 47'; el "Místico"  Pereyra sacó un tiro desde la media luna muy cerca del palo a la derecha de Yosgart.

El mismo argentino hizo una jugada excepcional cinco minutos después, desde fuera del área sacó un tiro con gran colocación que pasó besando la horquilla del ángulo superior derecho del meta cementero, quien sólo vio cómo la pelota se fue hacia fuera.

Con el tiempo y la ventaja a su favor, el timonel de La Máquina, Benjamín Galindo, también movió sus piezas pero más para darle descanso a sus hombres, dio ingreso a Nicolas Vigneri por Sabah y a Alejandro Vela por Lugo, ambos al 60.

Y precisamente Vigneri, recién ingresado, falló una jugada al 67';, al quedar solo frente a Vilar dentro del área, pero cruzó demasiado su disparo a la izquierda del guardameta y el balón se escapó por la línea final.

El partido transcurrió con la posesión de la pelota para Atlante, pero porque Cruz Azul así lo quiso, sus hombres dieron trámite al encuentro, aplicaron la experiencia, el tiempo se diluyó, tal como las ilusiones de los locales y su afición de albergar nuevamente una Final como hace un año.

En cambio, Cruz Azul hizo renacer en su afición la esperanza de volver a coronarse, tras 11 años de sequía, pues desde el Torneo Invierno 1997, La Máquina no se alza con un título.

ARBITRAJE

Aceptable trabajo de Roberto García Orozco, quien estuvo muy atento y lo más cerca de las acciones posible. Amonestó de manera correcta a Lugo y a Yosgart por hacer tiempo, pero también a Vilar por reclamar. Quizá fue muy rigorista en el cartón preventivo que le mostró a Pereyra al 61, porque creyó que el jugador quiso engañarlo en una falta, aunque el argentino sí recibió un empellón por la espalda de Torrado. Finalmente expulsó de manera correcta a Julio César Domínguez por una plancha artera sobre la rodilla de Fernando Navarro ya en tiempo de reposición.

[mt][foto: O. Martínez/MEXSPORT][r/apva]

No te pierdas