Cuauhtémoc con marca personal todo el tiempo

En una época de futbol moderno donde la marca personal quedó en el olvido, en deshuso, en el Estadio Nemesio Díez hubo un jugador que sí la tuvo, que fue seguido a todas partes y a quien no...
En una época de futbol moderno donde la marca personal quedó en el olvido, en 
deshuso, en el Estadio Nemesio Díez hubo un jugador que sí la tuvo, que fue 
seguido a todas partes y a quien no dejaron ni respirar.
 En una época de futbol moderno donde la marca personal quedó en el olvido, en deshuso, en el Estadio Nemesio Díez hubo un jugador que sí la tuvo, que fue seguido a todas partes y a quien no dejaron ni respirar.  (Foto: Omar Martínez, Notimex)

Héctor Cruz | MEDIOTIEMPOEstadio Nemesio Díez, 7 de Diciembre de 2008

  • La afición roja no dejó en paz a Cuauhtémoc durante el encuentro

En una época de futbol moderno donde la marca personal quedó en el olvido, en deshuso, en el Estadio Nemesio Díez hubo un jugador que sí la tuvo, que fue seguido a todas partes y a quien no dejaron ni respirar.

La afición toluqueña no soltó para nada al delantero de Santos Laguna, Cuauhtémoc Blanco, viejo conocido para ellos, un hombre que despierta pasiones, tanto positivas como negativas y que esta tarde estuvo en la mira de los seguidores choriceros.

Desde las clásicas mentadas de madre, propias de nuestro balompié, hasta otros artilugios más elaborados, como gritarle todos al unísono ¡Cuasimodo! ¡Cuasimodo! en referencia a su encorvada figura y al Jorobado de Notre Dame,  fueron algunas de las sentencias que los choriceros le dictaron al 10 lagunero, hubo otras en las que le recordaron a sus amores de la farándula.

Refuerzo de lujo para el equipo de Torreón tras la lesión del ecuatoriano Christian Benítez, el "Temo" no pudo tocar un balón en el duelo de la Semifinal ante Toluca sin que el público se metiera con él, lo insultara, le silbara, nunca tuvo paz.

Pero dentro de la cancha, Blanco ni se inmutó, acostumbrado a los más grandes improperios tras vestir la playera americanista, al contrario, estuvo haciendo su encuentro, reclamando al árbitro o al asistente, demostrando que está más activo que nunca y que genio y figura hasta la sepultura.

Sin embargo, en la batalla de la marca personal, los seguidores de los Diablos tuvieron bien controladito al oriundo de Tepito, fueron su sombra todo el partido, y el "Temo" ni una gambeta, ni un taconcito, ni una jugada de fantasía les pudo hacer para regatearlos en los 69 minutos en que vio acción.

[mt][foto: J. Reyes/MEXSPORT][r/apva]

No te pierdas