En medio de disturbios desfiló el Diablo

La cita estaba pactada para las 19:00 horas, cuando se esperaba que los jugadores del Toluca comenzaran desde el Estadio Nemesio Díez un desfile en la ciudad por haber conseguido su noveno título.
La cita estaba pactada para las 19:00 horas, cuando se esperaba que los jugadores del Toluca comenzaran desde el Estadio Nemesio Díez un desfile en la ciudad por haber conseguido su noveno título.
 La cita estaba pactada para las 19:00 horas, cuando se esperaba que los jugadores del Toluca comenzaran desde el Estadio Nemesio Díez un desfile en la ciudad por haber conseguido su noveno título.  (Foto: Sergio Álvarez Reiset)

Sergio Álvarez Reiset y Diana Pérez | MEDIOTIEMPO (Enviados)Toluca Estado de México, 14 de Diciembre de 2008

  • La gente se enfrentó con granaderos
  • Al final se reportó saldo blanco

La cita estaba pactada para las 19:00 horas, cuando se esperaba que los jugadores del Toluca comenzaran desde el Estadio Nemesio Díez un desfile en la ciudad por haber conseguido su noveno título.

Haberlo comenzado media hora tarde fue el primer inconveniente que pocos lamentaron, ya a las afueras del Nemesio al menos unas tres mil personas aguardaban la salida del equipo. El jolgorio por el campeonato combinado con cervezas amainó la desesperación por la espera.

Apareció por fin el turibús con la mayoría de los jugadores del primer equipo en la parte superior del vehículo en el que José Manuel de la Torre comandaba al frente. Comenzaron entonces a lanzarse camisetas y balones a los aficionados desde el autobús, con lo que el ánimo comenzó a calentarse.

La marca refresquera patrocinadora del club aprovechó para poner una camioneta que lideraba el convoy con un par de estéticas edecanes que ondeaban la bandera de la dicha refresquera.

Desde la puerta de salida del estadio hasta llegar a la primera esquina le tomó al turibús al menos 15 minutos en un trayecto que no es mayor a 50 metros. Las complicaciones para avanzar de forma fluida fueron principalmente la cantidad de personas que se arremolinaba en torno al vehículo.

Jugadores como Manuel de la Torre, Hernán Cristante y Sinha debieron agachar sus cabezas entre saludo y saludo, ya que los organizadores no contaron con que los cables de luz de la ciudad estaban demasiado bajos en algunas zonas como para que libraran sin problema las cabezas del convoy.

Cuando se había rebasado la media hora de intentos por avanzar, comenzaron a solicitar hasta los propios jugadores que la gente despejara el área. Nunca les hicieron caso. Entonces, personal de seguridad aparentemente del club comenzó a pedirles a las personas, con pocos modales, que se quitaran del paso.

Los oídos sordos de los aficionados provocaron que llegaran granaderos para que, con sus escudos, comenzaran a despejar el área. Los empellones llevaron a varias grescas entre los propios aficionados que a final de cuentas, dejaron avanzar al camión hasta que llegó hasta la glorieta conocida como el Águila.

Al menos en una de las banquetas de avenida Morelos se pudo captar a una muchacha tirada en el suelo que presuntamente según su novio, fue herida por los uniformados cuando le lanzaron "gas lacrimógeno".

Pero el baño de espuma y líquidos no terminó ahí para los Diablos Rojos del Toluca, ya que se espera que la Directiva del club ofrezca una cena en el hotel donde suelen concentrarse. Seguramente ya no habrá tantos desmanes como en el desfile del equipo para conmemorar su novena estrella.

Al final de la fiesta, sólo hubo gritos, empujones y una policía tratando, por todos los medios, de hacer que los más de cinco mil personas se fueran de la glorieta; situación que provocó golpes entre los aficionados y garnaderos de la Agencia de Seguridad Estatal. Lo uniformados tuvieron que hacer uso del gas lacrimógeno para auyentar a los seguidores de los Diablos.

Las entradas de los establecimientos aledaños de inmediato fueron cerradas, pues todos los que ahí se encontraban, al ver la reacción de la policía comenzaron a correr tratando de refugiarse de los golpes y el gas.

Después de unos 10 minutos de altercados, la policía logró que la zona se despejara. El saldo, por increíble que parezca, se reportó como blanco por parte de las autoridades.

[mt][Foto: S. Álvarez/MEDIOTIEMPO][r/agcu]

No te pierdas