Con música cementera arribó el Diablo a la Bombonera

Si pretendían que el ambiente fuera óptimo, definitivamente erraron en el intento.
Si pretendían que el ambiente fuera óptimo, definitivamente erraron en el intento.
 Si pretendían que el ambiente fuera óptimo, definitivamente erraron en el intento.  (Foto: Agustín Cuevas)

Sergio Álvarez Reiset | MEDIOTIEMPO (enviado)Estadio Nemesio Díez, 14 de Diciembre de 2008

  • En punto de las 10:24 horas arribaron los Diablos al Nemesio
  • La Máquina lo hizo cinco minutos antes

Si pretendían que el ambiente fuera óptimo, definitivamente erraron en el intento.Justo cuando el autobús de los Diablos Rojos del Toluca arribó al este inmueble, en medio de la expectativa de cientos de seguidores por ver a su jugadores antes de disputar la Final, la música estropeó el marco.Y es que uno de los vendedores de discos compactos que se ubican a las afueras del estadio para ofrecer el himno de los clubes, tocó el de La Máquina de Cruz Azul en lugar del de los Choriceros.La vialidad se tornó tan compleja durante el arribo de los Diablos a su estadio que pocos se percataron de hecho. De hecho, la llegada del autobús fue más difícil aún debido a que el vehículo era seguido por al menos tres carros de diferentes televisoras que le hicieron un seguimiento puntual al equipos desde el hotel de concentración y hasta la sede del juego.Fueron al menos cien personas las que se arremolinaron en el portón de ingreso al inmueble que pretendieron captar en su mayoría con teléfonos celulares el momento en que descendieran los jugadores del camión.El primero en bajar fue obviamente el estratega José Manuel de la Torre, justo detrás de él, Hernán Cristante, arquero emblemático del Club, quien por cierto se fundió en un abrazo con una mujer que esperaba dentro del lugar.Definitivamente quien más solicitudes de sonreir a la cámara se llevó fue Paulo Da Silva, otro emblema del equipo y titular indiscutible en la defensa del plantel desde hace varios años.Una vez habiéndose cerrado el portón, y ya sin la música cementera de fondo, regresó a las inmediaciones del Nemesio el estrés por ingresar a ver el último juego del Apertura 2008. Volvieron las mentadas de madre entre los automovilistas que, pese a que faltaba más de hora y media para empezar el duelo, ya mostraban inquietud por ver la Final del futbol mexicano.[mt][foto: A. Cuevas/MEDIOTIEMPO][r/apva]

No te pierdas