Duelo de porras y de amigos en el Infierno

Las porras del Toluca parecen haberse quedado estacionadas en los años 70, todavía suelen emitir el antediluviano "Chiquitibum" y a ensordecer el Estadio Nemesio Díez con las clásicas cornetas.
Las porras del Toluca parecen haberse quedado estacionadas en los años 70, todavía suelen emitir el antediluviano "Chiquitibum" y a ensordecer el Estadio Nemesio Díez con las clásicas cornetas.
 Las porras del Toluca parecen haberse quedado estacionadas en los años 70, todavía suelen emitir el antediluviano "Chiquitibum" y a ensordecer el Estadio Nemesio Díez con las clásicas cornetas.  (Foto: Notimex)

Héctor Cruz | MEDIOTIEMPO (Enviado)Estadio Nemesio Díez, 1 de Febrero de 2009

  • Gran ambiente entre seguidores de los Diablos y los Pumas
  • Ferretti el más solicitado para ser abrazado por los choriceros

Las porras del Toluca parecen haberse quedado estacionadas en los años 70, todavía suelen emitir el antediluviano "Chiquitibum" y a ensordecer el Estadio Nemesio Díez con las clásicas cornetas.Este día no fue la excepción, pero enfrente tuvieron a un rival de animación incómodo, que no cesa de cantar, de apoyar, con gritos de batalla que en su mayoría son elaborados por ellos mismos: los aficionados de los Pumas.Desde antes del inicio del partido, las porras del conjunto universitario demostraron que no iban a respetar la casa del Campeón y sucumbieron las estructuras del inmueble mexiquense con los Goyas.Bien dicen que en el futbol es más fácil destruir que construir y en el caso de las porras es lo mismo, ante cada grito de apoyo de los universitarios, las cornetas de los aficionados del Toluca las opacaban por la cantidad inmensa de decibeles.Ambas aficiones se sintieron contrariadas justo cuando los actores del encuentro hicieron su aparición, parecía que no había dos equipos rivales de 11 contra 11 jugadores, sino una fiesta entre amigos por la cantidad de abrazos en que se fundieron.Entre los más solicitados estuvo el técnico Ricardo Ferretti, quien en algún momento dirigió los destinos de los Diablos, y muchos jugadores rojos, como Edgar Dueñas, Sinha, el portero suplente César Lozano, y el mismo José Manuel de la Torre, lo buscaron para estrujarlo.Lo mismo los paraguayos Dante López, Darío Verón y Paulo Da Silva, o los argentinos Martín Bravo, Martín Rogmanoli y Hernán Cristante.Ya en la cancha el partido fue intenso, en ocasiones más allá de lo candente y parecía que los amigos no eran tan amigos, pero finalmente todo terminó bien a pesar de la derrota de los Pumas y tras el silbatazo final el intercambio de playeras no se hizo esperar.[mt][foto: Mexsport][r/refl]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×