Cumple hoy Jesús Arellano 15 años como profesional

De niño, Jesús Arellano no se perdía "El Chavo del 8", el programa preferido de la familia.
De niño, Jesús Arellano no se perdía "El Chavo del 8", el programa preferido de la familia.
 De niño, Jesús Arellano no se perdía "El Chavo del 8", el programa preferido de la familia.  (Foto: Notimex)

Jaime Luna | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Monterrey, Nuevo León. 5 de Febrero del 2009

  • Emblema rayado y del futbol regio afirma que no tiene fecha para el retiro

De niño, Jesús Arellano no se perdía "El Chavo del 8", el programa preferido de la familia.

De niño, las "cascaritas" eran de todos los días en la plaza de la Colonia Indeco, en el Fraccionamiento Naranjo.

De niño, "Chuy" acompañó a su padre a la Ciudad de México para celebrar en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe la obtención del campeonato de Tigres, en 1982.

De niño, Arellano portaba el número ocho en su camiseta en honor de Tomás Boy, jugando para los Leones Negros, equipo que dirigía su padre.

Hoy, el emblemático jugador regiomontano cumple 15 años como futbolista profesional.

"El futbol me ha dado todo, todo lo que tengo. Estoy muy agradecido con el futbol, con Dios, con mis papás, con mi esposa, con mis hijos", resume el popular "Cabrito" de su brillante trayectoria, adornada con Juegos Panamericanos, Juegos Olímpicos, Copa América, Copa de Oro, Copa Confederaciones y tres Mundiales.

"La verdad yo sufrí mucho para llegar a donde estoy, tuve que dejar muchas cosas, mi familia, mis hijos, mis papás… sacrifiqué muchas cosas".

"Ha valido la pena, pero también has dejado de vivir los primeros pasos de tus hijos. A mi hijo Ian lo conocí después de 20 días de nacido… son etapas de la vida de un futbolista, y no me arrepiento de llegar hasta donde estoy", dice con nostalgia.

El jugador describe el sentimiento de vestir la camiseta del Monterrey: "para mí ser rayado es lo mejor que me ha pasado. Tengo tatuadas las rayas en mi cuerpo y es un equipo que lo voy a recordar con todo mi corazón".

El 5 de febrero de 1994 marcó el debut del jugador en Primera División, con Monterrey. Entró de relevo ante Puebla y desde ese día se convirtió en un referente de La Pandilla y en uno de los mejores futbolistas de México.

Arellano fue Campeón con el equipo albiazul en el Clausura del 2003. Jugando con la Selección Mexicana ya fue monarca de la Copa Confederaciones en 1999, y Campeón de la Copa de Oro en el 2003, donde además recibió el trofeo como el mejor jugador del certamen.

"Me hubiera gustado tener muchos campeonatos. He perdido tres finales, una con Chivas (ante Necaxa), y dos con Monterrey (Pumas y Toluca); he intentado ganarlas, pero así es el futbol", declaró.

Su descubridor fue el empresario José "El Charro" Barragán. Su padre futbolístico es Magdaleno Cano. Su mejor entrenador ha sido Ricardo "Tuca" Ferretti.

Jugó con Vaqueros de la Tercera División, tuvo un paso fugaz por Pachuca y militó en Guadalajara. Perdió la oportunidad de jugar en el Zaragoza de España, y en el Chievo de Italia.

"Mi mentalidad es fuerte. Todavía no me ha llegado ese momento (pensar en el retiro). Creo que ya está cerca por los años que tengo (35), pero esperemos cumplir una meta que no he podido, ser campeón en el Tec", concluyó el que es hasta ahora el mejor futbolista regiomontano de todos los tiempos.

[mt][foto: Mexsport][r/edsa]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×