El Tri es buen pretexto para estar con los amigos

Encontrar un restaurante para ver el partido entre Estados Unidos y México fue casi una misión imposible. Todos los bares y restaurantes se abarrotaron desde temprana hora, las reservaciones no...
 Encontrar un restaurante para ver el partido entre Estados Unidos y México fue casi una misión imposible. Todos los bares y restaurantes se abarrotaron desde temprana hora, las reservaciones no existieron debido a la demanda enorme, nadie se lo quería per  (Foto: Diana Pérez)

Diana Pérez | MEDIOTIEMPOCiudad de México, 11 de Febrero de 2009

  • Los restaurantes del Distrito Federal estuvieron atestados

Encontrar un restaurante para ver el partido entre Estados Unidos y México fue casi una misión imposible. Todos los bares y restaurantes se abarrotaron desde temprana hora, las reservaciones no existieron debido a la demanda enorme, nadie se lo quería perder, aunque sea a distancia estaban necesitados de darle su apoyo a México.

Por ello aunque el partido comenzó justo cuando las horas de oficina habían terminado, los empelados de distintas empresas se olvidaron del checador y en cuanto pudieron escaparse del Jefe tomaron sus cosas y partieron buscando un televisor.

Las calles estaban atestadas de tráfico minutos antes del partido, pero de manera mágica, cuando el árbitro dio el silbatazo inicial todo el mundo terminó por movilizarse y se quedó enfrente de una televisión.

En los sitios de taxis los choferes no atendieron llamados, estuvieron siempre atentos a las acciones del juego para no perderse ni un minuto del partido.

Ya en los restaurantes la histeria colectiva comenzó, en cada llegada del Tri en las mesas de inmediato la gente dejaba de comer y alentaba a los seleccionados, como si los jugadores pudieran escucharlos a la distancia.

El gol de Estados Unidos terminó por hundir el ánimo de la afición mexicana que se dio cita en los bares de la Ciudad; se comenzaron a pedir más cervezas, quizá para evitar que se sintiera más dolor por la derrota parcial, aunque hubo uno que otro aficionado que no bajó la cabeza y comenzó a alentar al equipo con el típico "México, México". El partido de la Selección fue un buen motivo para juntarse con los amigos y celebrar el hecho de estar juntos, aunque fuera a mitad de semana y al otro día había que trabajar.

[mt][foto: D. Pérez/MEDIOTIEMPO][r/apva]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×