Son las 18:00 horas, 14 grados y llueve en Columbus

Y el cielo se cayó. De repente, como queriendo participar en el partido más esperado de los últimos meses, el cielo de Columbus dejó caer un torrente de agua hélida sobre la masa humana que...
 Y el cielo se cayó. De repente, como queriendo participar en el partido más esperado de los últimos meses, el cielo de Columbus dejó caer un torrente de agua hélida sobre la masa humana que caminando o dentro de latas automovilísticas, hacían absurd  (Foto: Notimex)

Sergio Álvarez | MEDIOTIEMPO (Enviado)Estadio Columbus Crew, 11 de Febrero de 2009

  • El cielo de Columbus arroja pequeños puñales helados sobre la masa mexicana

Y el cielo se cayó. De repente, como queriendo participar en el partido más esperado de los últimos meses, el cielo de Columbus dejó caer un torrente de agua hélida sobre la masa humana que caminando o dentro de latas automovilísticas, hacían absurdo el nombre de "freeway" para todos los que circulaban rumbo a la "Congeladora", sede del partido.

Este miércoles cuando el reloj de Columbus marque las 19 horas (18 de México), el Tri entablará una batalla futbolística contra su similar de Estados Unidos en el arranque del Hexagonal rumbo a Sudáfrica.

Por eso, en la salida del hotel de concentración, varias decenas, casi cientos de playeras verdes acudieron a despedir a la Selección Mexicana sin importar que la lluvia cayera como pequeños puñales helados sobre todo aquél que no tuviera la precaución de portar paraguas o sobre aquellos que, orgullosos y valientes, dejaran ver su playera verde, guardando los abrigos unos minutos.

Bigotes helados, narices rojas, manos de las que parecían caerse los dedos de tanto frío. Así castigaba Columbus a la masa mexicana que desafiaba el territorio estadounidense al querer pintarlo de verde, de esperanza, al querer llevarse en medio de gritos y porras, los primeros tres puntos del Hexagonal Final.

Así fue todo el camino al Columbus Crew, al que arribamos cobijaditos, sin tanto frío pues tanto y tanto verde acaba por elevar la temperatura y con ganas de abrirse las tres chamarras y la camisa para enseñar con orgullo nuestro "Corazón Verde" que hoy late al unísino.

Sin embargo, una sombra de duda se posó sobre el estadio, pues entre la lluvia y la tormenta eléctrica tomaron algunas precauciones y por unos momentos cabía la posibilidad de que el juego se suspendiera o se retrasara. Sin embargo, parece que todo quedó sólo en eso, en un rumor o una posibilidad lejana.

Faltan dos horas para que arranque el juego, la taquicardia aumenta y la batalla entre el cielo de Columbus y la calidez mexicana, parece irse cargando hacia el lado verde.

[mt][foto: Mexsport][r/wago]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×