Los Pumas ya no perdieron, pero no pudieron con los Jaguares

Pumas se presentó ante su gente dispuesto a dejarlo todo, a entregarse sin dudarlo. Pronto convenció a su afición de que podían reconciliarse e ir juntos por el camino del triunfo, con un gol de...
Pumas se presentó ante su gente dispuesto a dejarlo todo, a entregarse sin 
dudarlo. Pronto convenció a su afición de que podían reconciliarse e ir juntos 
por el camino del triunfo, con un gol de Leandro Augusto, CU reventó y entró en 
un lapso de his
 Pumas se presentó ante su gente dispuesto a dejarlo todo, a entregarse sin dudarlo. Pronto convenció a su afición de que podían reconciliarse e ir juntos por el camino del triunfo, con un gol de Leandro Augusto, CU reventó y entró en un lapso de his  (Foto: Notimex)

.

Diana Pérez | MEDIOTIEMPOEstadio Olímpico Universitario, 18 de febrero de 2009 ante una regular entrada

  • Pumas se adueñó del juego pero no del marcador
  • Leandro anotó, pero salió lesionado

Pumas se presentó ante su gente dispuesto a dejarlo todo, a entregarse sin dudarlo. Pronto convenció a su afición de que podían reconciliarse e ir juntos por el camino del triunfo, con un gol de Leandro Augusto, CU reventó y entró en un lapso de histeria combinada con felicidad.

Pero terminaron bajando los brazos en el momento menos oportuno. Jaguares nunca se adueñó del partido, jamás fue el equipo poderoso como visitante que en otras fechas se impuso a sus rivales, pero supo esperar el momento perfecto para hacerle daño a los de casa y con un centro de Danilinho que Oribe Peralta remató en el área chica sin problemas, puso la pizarra final 1-1.

Pumas no pudo otra vez regresar a la senda del triunfo y se quedó con siete unidades en el Grupo Dos, que para su fortuna va a la baja y por ende pudo escalar posiciones; ahora enfrentará al Atlas en Guadalajara.

Por su parte, Jaguares con 11 puntos se quedó en el segundo sitio del Grupo Tres, después de hilar dos juegos empatados; para la Jornada 7 enfrentará al Puebla en Chiapas.

EL PARTIDO

Pumas entendió desde el primer minuto que las cosas tenían que cambiar en el equipo, la situación ya era difícil, tres derrotas consecutivas era algo que no podían perdonarse; por ello desde los primeros minutos decidieron hacerse del balón, aniquilar a Jaguares robándoles la oportunidad de hacer su juego.

Comenzaron a pasear el esférico con sincronía, los chiapanecos apenas tocaban un par de veces el balón, pero pronto lo perdían. Su primer gran oportunidad, al minuto 10, en un tiro de esquina, fue desperdiciada cuando Carlos Humberto González peinó demasiado.

Pumas tenía el control absoluto del partido, sólo era cuestión de tiempo  para abrirse camino en busca del gol. Jaguares reprimido, observando sólo como los universitarios proponían, volvió a encontrarse con el esférico, Oribe Peralta disparó al minuto 16, pero Odín Patiño no estaba dispuesto a recibir un solo gol y mandó a tiro de esquina luego de que el balón se desviara en Verón.

Martín Bravo, Leandro Augusto e Ismael Íñiguez tenían serias complicaciones buscando la forma de deshacer la zaga chiapaneca, fue hasta el minuto 33 cuando Leandro Augusto en un tiro raso que se fue pegado a la base del poste izquierdo pudo concretar el esfuerzo de los universitarios.

Jaguares intentó reaccionar pero Pumas estaba aferrado a defender su gol y la mejor forma de conseguirlo era lograr que el balón siguiera estando en sus pies. Así, la primera parte se esfumó sin más peligro que un tiro potente de González que el arquero chiapaneco atrapó sin problemas.

Sin embargo, la presión terminó por comerse a los universitarios. Pumas, con la salida de Leandro Augusto por lesión, no pudo seguir controlando el medio campo con soberbia y aunque sí tuvo el control del esférico y replegó a Jaguares en su terreno, no logró que sus llegadas fueran profundas y siempre acabaron en los tres cuartos de cancha, el hombre gol no apareció entre los dirigidos por Ricardo Ferretti.

Jaguares, como una buen cazador esperó su momento, el partido no era suyo y no tenía el control como a Miguel Ángel Brindisi le gusta, pero sabía que aferrado a lograr el empate lo terminaría por conseguir.

Entonces Danilinho, al minuto 84, por el sector derecho mandó un centro perfecto, Oribe Peralta se detuvo en el aire unos instantes de manera increíble para los universitarios que apenas atinaron a seguirlo con la mirada; Peralta con un testarazo dentro del área chica, dejó sin oportunidad a Odín Patiño y ahí sentenció el partido.

Los Pumas intentaron rehacerse, Cacho estaba en la cancha y sólo esperaba que el balón le quedara a modo para meterla, pero su oportunidad nunca llegó y los universitarios tuvieron que conformarse con el empate.

ARBITRAJE

Julio Escobar. Tuvo una actuación discreta, estuvo siempre atento a la jugada y también fue bien cobijado por sus árbitros asistentes. En ocasiones juzgó de diferente manera infracciones similares, pero sin afectar de más a alguno de los dos equipos.

[mt][Foto: Mexsport][r/agcu]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×