Chacón y Delgadillo hacen caravana con sombrero ajeno

Si te encontraras con un puñado de balones aparentemente sin dueño ¿te quedarías con uno sin preguntar a nadie? Pues los árbitros Francisco Chacón y Héctor Delgadillo sí lo hicieron.
Si te encontraras con un puñado de balones aparentemente sin dueño ¿te quedarías con uno sin preguntar a nadie? Pues los árbitros Francisco Chacón y Héctor Delgadillo sí lo hicieron.
 Si te encontraras con un puñado de balones aparentemente sin dueño ¿te quedarías con uno sin preguntar a nadie? Pues los árbitros Francisco Chacón y Héctor Delgadillo sí lo hicieron.  (Foto: Sergio Álvarez Reiset)

Sergio Álvarez Reiset | MEDIOTIEMPO  (Enviado)Estadio Nemesio Díez, domingo 8 de Marzo del 2009

  • Los silbantes repartieron los balones

Si te encontraras con un puñado de balones aparentemente sin dueño ¿te quedarías con uno sin preguntar a nadie? Pues los árbitros Francisco Chacón y Héctor Delgadillo sí lo hicieron.

Cuando saltaron a la cancha para calentar previo al encuentro entre Toluca y Necaxa, la tripleta comandada por Chacón se encontró con al menos 50 balones acomodados de cierta forma que formaban el número dos mil, cifra de juegos que este domingo cumplió el club Toluca.

De pronto, el sonido del inmueble anunció que dichos esféricos serían lanzados a la tribuna como obsequio para los asistentes al juego. Prácticamente de inmediato, Chacón tomó uno y lo colocó bajo su brazo. Si se pensaba que el silbante lo mandaría al graderío para que un aficionado al azar lo cachara, no fue así.

El Árbitro comenzó a buscar con la mirada en las gradas hasta encontrar a la persona indicada para darle el balón. Aparentemente una mujer que portaba una chamarra de los Diablos del Toluca.

Si lo hizo el central, porque no habría de hacerlo su Auxiliar. Entonces Héctor Delgadillo también tomó un balón y se acercó a la reja que delimita la cancha del Nemesio y desde ahí también llamó a una persona para mandarle un balón. Repitió la acción minutos después en otra zona de la grada.

Antes de concluir sus ejercicios de calentamiento, el silbante Chacón aprovechó para dirigirse al túnel que conduce a los vestidores y regalar ahí un último esférico. ¿Habrán sido sus familiares, amigos o simplemente personas elegidas al azar?

Después de todo la magia de un balón cautiva a cualquiera, hasta a Francisco Chacón y Héctor Delgadillo.

[mt][foto: S.Álvarez/MEDIOTIEMPO][r/edsa]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×