El 'Día del Padre'... América humilló de nuevo 1-3 a La Máquina

Fecha cabalística para las Águilas del América, quienes este sábado 14 de marzo festejaron su ya acostumbrado "Día del Padre" futbolístico al vencer 1-3 a su "hijo" Cruz Azul que ya acumula 14...
 Fecha cabalística para las Águilas del América, quienes este sábado 14 de marzo festejaron su ya acostumbrado "Día del Padre" futbolístico al vencer 1-3 a su "hijo" Cruz Azul que ya acumula 14 partidos sin poder zafarse la hegemonía. La cuenta del C

.

Karina Xicotencatl | MEDIOTIEMPOEstadio Azul en la Ciudad de México, 14 de Marzo de 2009

  • Cabañas ha enfrentado seis veces a Cruz Azul como americanista y le ha anotado ya seis tantos
  • Cerca del final, en la tribuna se escuchó el "Cielito Lindo" entonado por la porra azulcrema
  • Las Águilas ya superaron a La Máquina en el Grupo 2

Fecha cabalística para las Águilas del América, quienes este sábado 14 de marzo festejaron su ya acostumbrado "Día del Padre" futbolístico al vencer 1-3 a su "hijo" Cruz Azul que ya acumula 14 partidos sin poder zafarse la hegemonía. La cuenta del Clásico Joven arrojó un nuevo saldo, nueve victorias azulcremas y cinco empates, cifra con la que cargará el equipo cementero de Benjamín Galindo al menos hasta que el futbol les dé una nueva revancha.

Los goles del partido fueron cortesía de Salvador Cabañas que hizo dos (el segundo formidable) y de Ismael Rodríguez, los tres tantos antes del minuto 35';. Ya en un segundo tiempo de trámite, Pablo Zeballos terminó con los 15 partidos sin anotar en portería contraria tras convertir el 1-3 por vía penal al 78';.

Tras este resultado, Cruz Azul, esperando el resto de los resultados de la Jornada 10, se colocó en la quinta posición del Grupo 2 con 11 unidades. Entre semana deberá viajar a Puerto Rico ya que tendrá actividad en la Concachampions y después, regresará a México para visitar el próximo domingo a los Diablos Rojos del Toluca.

América, acumuló el segundo triunfo en la era de Jesús Ramírez, ambos en calidad de visita y por el momento escaló al cuarto sitio del mismo sector 2 con 12 unidades. Con la motivación a tope, el equipo de Coapa recibirá el próximo domingo a los Pumas de la UNAM.

EL PARTIDO

Cruz Azul decidió limpiar su casa, colgó cortinas nuevas, puso el mantel de seda en la mesa, colocó en ella la vajilla más fina, le abrió la puerta de par en par a su invitado al que festejó de forma inolvidable... siguiendo toda una tradición.

Los jugadores de La Máquina se convirtieron en los anfitriones prefectos de un equipo que llegó de capa caída y en busca del consuelo de sus compañeros del Grupo 2, ya que habían perdido dos partidos en forma consecutiva.

Cruz Azul incluso, recibió sin chistar a tres visitantes que no estaban en la lista de invitados a la reunión. El primero de ellos arribó muy temprano, apenas al minuto 6 de la mano (o el pie) de  Salvador Cabañas; Yosgart Gutiérrez con gran amabilidad le abrió el paso al primer tanto de la tarde el cual se presentó luego de un centro de Ángel Reyna que remató De Pinho, y tras apurada atajada del portero celeste, Cabañas definió de pierna derecha el 0-1 para los azulcremas.

Hay que decir que para ese minuto 6, ya Cruz Azul había tenido un par de llegadas importantes, pero había fallado en la definición. El duelo, justo cuando parecía pintarse de azul, tomó los tintes cremas que todos conocemos ahora.

Con resignación, los celestes aceptaron la presencia de primer gol en su cabaña, e intentaron entrar en sintonía en la reunión que se celebró en la cancha el Estadio Azul. Tocaron el balón pero se desorientaron un poco y poco a poco fueron dejando de preocupar al portero del América, Guillermo Ochoa, quien cuidó a lo lejos el ir y venir de Luis Ángel Landín sobre el pasillo central de la casa celeste.

Gerardo Torrado le pidió a Alejandro Vela y a César Villaluz, tener mayor movilidad y capacidad de arranque por las bandas para darle juego al atacante con el dorsal 26, sin embargo, los americanistas decidieron entretenerlos con un buen trabajo defensivo y con contragolpes que terminaron en arribos de Robert De Pinho, Reyna y Cabañas, acciones que requirieron de los lances de un nervioso Yosgart Gutiérrez.

Cuando la plática entre cementeros y águilas se ponía interesante, el timbre sonó. Gutiérrez se levantó una vez más y al 22';, el guardameta recibió al segundo visitante no esperado en la tertulia: el 0-2 de Ismael Rodríguez, quien aprovechó un rebote del "Topo" Valenzuela y en soledad, puso un tiro cruzado al poste izquierdo del meta celeste.

De forma definitiva, los de La Noria suspendieron la hora del té, llegaron los reclamos a un visitante que se volvió irritablemente incómodo. Tras una discusión acalorada, Cruz Azul intentó dañar el orgullo de Memo Ochoa al 29';, cuando Vela conectó con derecha el esférico que de forma caprichosa, besó el palo izquierdo de la meta americanista, sin embargo, todo quedó en una lamentación del delantero dirigida al cielo. Si eso no es “malaria”, entonces quién sabe que sea... parecía gritar la desesperada afición cementera.

Antes de irse, Cabañas atendió de nueva cuenta el timbre y permitió la entrada del tercer y último contertulio americanista. Al 34';, el 0-3 entró hasta la cocina de la casa cementera después de ser proyectado por un derechazo de tiro libre del paraguayo que llegó a siete tantos en el torneo. Un golazo del paraguayo que convirtió en éxtasis el festejo de un triunfo que se definió muy pronto y que fue realmente humillante para el local.

Ya sin tema para continuar la reunión, los jugadores de las Águilas agradecieron la hospitalidad, las antenciones recibidas y el gran golpe anímico y numérico en la competencia. El resto del cotejo fue un "trámite" en el que si bien el visitante mostró concentración, dinámica y seriedad, realmente sólo era cosa de que el tiempo pasara para que se consumara el triunfo amarillo.

Aunque para el segundo tiempo La Máquina salió con todo, haciendo parecer que "no pasaba nada", el paso del tiempo y la ausencia de un gol que reviviera esperanzas, fueron dando al traste con las emociones.

Cruz Azul le echó la llave a la cerradura del estadio, no sin antes dar por finalizada la fiesta “para papá” con un tiro penal ejecutado por Pablo Zeballos al 79';, quien después de 15 largos partidos, marcó de nuevo un gol con la playera celeste, el 1-3 final del Clásico Joven.

EL ARBITRAJE

Bueno de Erim Ramírez quien serio y atento, estuvo siempre a buena distancia para juzgar las acciones. Fue quisquilloso en algunas faltas, pero mantuvo el criterio para ambos equipos y a pesar de la importancia y extremismo del encuentro, encontró buena disposición en los jugadores de ambos bandos. Cuando el partido pudo volverse ríspido, Ramírez decidió controlar las acciones con cuatro tarjetas amarillas. El silbante acertó al marcar la falta sobre Pablo Zeballos, la cual originó la única anotación de los cementeros en el partido. Se le puede reprochar la ausencia de una tarjeta amarilla para Torrado y, luego de amonestar a Beltrán de forma rigorista, pareciera que le perdonó la segunda por una acción un poco más fuerte que la primera.

[mt][foto: A.Cuevas/MEDIOTIEMPO]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×