Jesús Ramírez tiene pasado felino

El azul y oro es parte del corazón de Jesús Ramírez, nació Puma y poco a poco se fue enorgulleciendo y enamorando de su estirpe. Hoy bajo los colores del América se le ve raro, ajeno, pero Ramírez...
 El azul y oro es parte del corazón de Jesús Ramírez, nació Puma y poco a poco se fue enorgulleciendo y enamorando de su estirpe. Hoy bajo los colores del América se le ve raro, ajeno, pero Ramírez ha sabido separarlo.  (Foto: Notimex)

Diana Pérez | MEDIOTIEMPOCiudad de México, 17 de Marzo de 2009

  • El estratega de las Águilas debutó en los Pumas

El azul y oro es parte del corazón de Jesús Ramírez, nació Puma y poco a poco se fue enorgulleciendo y enamorando de su estirpe. Hoy bajo los colores del América se le ve raro, ajeno, pero Ramírez ha sabido separarlo.En su corazón su pasado felino sigue estando presente, pero en su cabeza la idea de hacer brillar al América por encima de cualquiera es muy clara."Tengo muchos amigos, le tengo un gran respeto y un gran recuerdo a Pumas, pero hoy soy del América y quiero que gane mi equipo", declaró de manera tajante el estratega de las Águilas.Jesús llegó a los Pumas desde que tenía 10 años de edad, junto a Hugo Sánchez su inseparable amigo del barrio, comenzó a amar el balompié, a disfrutarlo. Poco a poco, aquellos niños que tenían un sueño común pudieron lograrlo.Aferrados a una idea, Jesús y Hugo se convirtieron en jugadores de los Pumas, "(Hugo) me prometió que íbamos a jugar en Primera División, que íbamos a ser campeones con los Pumas y lo logramos (1976-77 y 1980-81)", cuenta Ramírez como una de las historias doradas de su pasado Puma.Los sueños de niños se convirtieron en una realidad, la pasión los marcó, los colores de los Pumas y la filosofía de la Universidad se plagó en su mente.Con los felinos vivió sus mejores momentos como futbolista, desempeñándose como mediocampista jugó también para Cruz Azul, Neza, Atlante y Veracruz y hasta logró ser seleccionado mexicano en 1981, bajo las órdenes de Raúl Cárdenas.En 1992 dejó las canchas para iniciar su carrera como entrenador, no sin antes dejar muy claro que Pumas fue el equipo de sus amores, ahí tuvo momentos inolvidables, sobre todo con su amigo Hugo Sánchez."El primer gol de chilena (que hizo Hugo) lo ensayamos muchísimas veces en los entrenamientos y después, su primer gol de chilena fue a pase mío", recuerda Ramírez con añoranza.Hoy enfrentará a los Pumas por vez primera. La imagen se ve extraña, ajena a su pasado, su corazón tendrá que quedarse a un lado, el pasado Puma no podrá estorbarle porque América no puede perder ante los felinos, su afición nunca lo perdonaría.[mt][foto: Mexsport][r/refl]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×