¡Tigres no se va!

En medio de la crisis de los últimos años, el rugido de la hinchada auriazul se hizo escuchar, y sonó como un reclamo al futbol por el derecho a la vida: "ooh Tigres no se va…".
 En medio de la crisis de los últimos años, el rugido de la hinchada auriazul se hizo escuchar, y sonó como un reclamo al futbol por el derecho a la vida: "ooh Tigres no se va…".  (Foto: Edgar Quintana, Notimex)

Óscar Adrián Velázquez | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Estadio Olímpico Universitario de Nuevo León. 21 de Marzo de 2009

  • Desata hinchada regia la pasión por el equipo

En medio de la crisis de los últimos años, el rugido de la hinchada auriazul se hizo escuchar, y sonó como un reclamo al futbol por el derecho a la vida: "ooh Tigres no se va…".

El triunfo ante Chivas, y sobre todo la forma en que se dio, provocó la euforia de la afición regia, que permaneció en el estadio minutos después del final, festejando el regreso al camino de la salvación y anticipando que el equipo seguirá más tiempo en Primera División.

Desde minutos antes del desenlace, la mayoría de los seguidores se volcó en apoyo al club, presionando al árbitro para el silbatazo final, y apretando a los jugadores del Rebaño, que no encontraron la puerta para el tanto de la igualada.Y es que luego de los problemas de las últimas jornadas, en que la relación de la gente con el equipo amenazó con una ruptura histórica, nuevamente el cariño a los colores terminó por imponerse al riesgo de descender y acabó unificando esfuerzos en la lucha por la permanencia.

De hecho, el público del ';Volcán'; puede presumir de ser nuevamente el jugador número 12, olvidando tropiezos del pasado, y divisiones entre zonas de inmueble nicolaíta.

Faltaban unos instantes para el final, cuando el estadio volvió a hermanarse como no había ocurrido en la pelea con la porcentual.

"Cómo no te voy a querer, si ya te aguanté un descenso, te llevo en la sangre, te llevo en la piel", entonaron los Libres y Lokos, contagiando al resto de las tribunas.

La fiesta se dio en un clima nervioso, viendo la mínima ventaja en el marcador electrónico y a los tapatíos con la posesión del esférico, pero tomó tintes de alivio al escuchar al sonido local, que anunció que Pachuca le ganaba 3-0 al Necaxa, rival de los felinos en el descenso.

Y tal vez sería por su pasado rayado, pero Jared Borgetti también sintió la presión de la hinchada, que lo reventó al ingresar de cambio en el segundo tiempo.

"Borom bom bom, para Borgetti, jubilación", se oyó la voz de la tribuna.

Pañuelos en lo alto, saltos de un lado a otro y una tremenda ovación al final fueron sólo el clímax del triunfo universitario, que volvió a encontrar la comunión entre el equipo y su gente, y todo indica que así permanecerá hasta que la lucha de los cocientes cobre una víctima en este Clausura 2009.

[mt][foto: E.Quintana/MEXSPORT][r/anor]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×