El vestidor de Chivas acabó inconforme con Efraín Flores

No era un secreto que en el vestidor del Guadalajara se respiraba inconformidad por algunas decisiones que tomaba Efraín Flores, quien se murió con la suya.
 No era un secreto que en el vestidor del Guadalajara se respiraba inconformidad por algunas decisiones que tomaba Efraín Flores, quien se murió con la suya.  (Foto: Notimex)

Alejandro R. Jiménez | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Guadalajara, Jalisco. 23 de Marzo del 2009

  • Los refuerzos no han respondido

No era un secreto que en el vestidor del Guadalajara se respiraba inconformidad por algunas decisiones que tomaba Efraín Flores, quien se murió con la suya.

Y es que él pidió a Jared Borgetti, Carlos Ochoa, Francisco Mendoza, así como a Aarón Galindo y el mismo Amaury Ponce. Hubo refuerzos que iniciaron con algunos altibajos, pero aún así los mantuvo; aunque otros por más oportunidades que el ex Pastor les brindó, no respondieron como Ochoa, Mendoza y el mismo Borgetti.

Los tres antes mencionados ocuparon un lugar en la banca que a visión de algunos, por antigüedad le correspondía a un joven, llámese Antonio Salazar, Jesús Padilla, Edgar Solís, Omar Esparza o Edgar Mejía, quienes traían ya una continuidad desde torneos atrás esperando su oportunidad y cuando parecía les llegaría, fueron relegados a la División de ascenso.

Incluso, con la llegada de Aarón Galindo, Flores Mercado tuvo que sacrificar a varios jóvenes en la zaga, Edgar Mejía, Juan Ocampo, Mario de Luna, así como el mismo Javier Ledezma.

Lo anterior provocó molestia en algunos jugadores la cual no han hecho pública para evitar problemas con su Directiva, pero hay quienes incluso piensan en salir el torneo entrante si las cosas continúan igual con el nuevo estratega. Efraín Flores comenzó a tomar decisiones en contra de la filosofía Chiva de dar prioridad a los jugadores surgidos de sus Fuerzas Básicas,  porque pese a que los resultados no llegaban durante los cotejos, seguía intentando lo mismo y los jóvenes ya no recibieron oportunidad en el primer equipo.

La continuidad que traían elementos de la cantera se cortó con la llegada de jugadores de experiencia que llegaron de fuera, pero lo peor fue que los refuerzos no lograron los resultados. Al no sustentarse la presencia de Bogetti, Ochoa y Mendoza en el campo, los jóvenes cayeron en desánimo, porque por más que entrenaron, Efraín ya no los tomaba en cuenta.

[mt][foto: Mexsport][r/osra]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×