Pepe Aguilar no se escuchó; el Azteca sí

Pepe Aguilar, conocido cantante de música vernácula llegó a las inmediaciones del Estadio Azteca alrededor de las 16:00 horas, en una camioneta negra trató de esquivar el intenso tráfico y abrirse...
Pepe Aguilar, conocido cantante de música vernácula llegó a las inmediaciones del Estadio Azteca alrededor de las 16:00 horas, en una camioneta negra trató de esquivar el intenso tráfico y abrirse paso para llegar a su cita en el Coloso de Santa Úrsula.
 Pepe Aguilar, conocido cantante de música vernácula llegó a las inmediaciones del Estadio Azteca alrededor de las 16:00 horas, en una camioneta negra trató de esquivar el intenso tráfico y abrirse paso para llegar a su cita en el Coloso de Santa Úrsula.  (Foto: Omar Martínez, Notimex)

Diana Pérez | MEDIOTIEMPOEstadio Azteca, 28 de Marzo del 2009

  • El audio falló, pero la afición se escuchó en todo México

Pepe Aguilar, conocido cantante de música vernácula llegó a las inmediaciones del Estadio Azteca alrededor de las 16:00 horas, en una camioneta negra trató de esquivar el intenso tráfico y abrirse paso para llegar a su cita en el Coloso de Santa Úrsula.

Por suerte lo logró y media hora más tarde ya estaba en la cancha del inmueble observando el entrenamiento previo de la Selección Mexicana.

El cantante fue el encargado de entonar el himno nacional en el centro del campo; sin embargo su voz sólo se escuchó por un momento pues el sonido del estadio no funcionó de manera correcta.

Primero se escuchó el himno de Costa Rica tal como lo dictan las reglas de la hospitalidad, los 10 mil ticos entonaron con fuerza su himno; después llegó el turno de México.

Los aztecas se levantaron en la tribuna y cuando escucharon los primeros compases comenzaron a cantar el himno nacional, Pepe Aguilar hizo lo suyo, pero apenas se escuchó su voz por unos instantes pues el micrófono falló.

El cantante mexicano siguió entonando el himno nacional, pero sin audio para los presentes. Ahí, la voz de todo el Estadio Azteca fue la que retumbó fuerte, claro, con todo el corazón en un evento sumamente emotivo.

Al final un fuerte aplauso cerró el himno nacional y Pepe Aguilar no pudo hacer sentir más que cinco o seis palabras de todo el himno, pero se fue con la experiencia de haber estado en el centro del campo, escuchando a 110 mil personas entregarle su corazón al Himno Nacional Mexicano.

Sin duda, estas fallas de sonido hicieron recordar aquél primer partido del Mundial de México 1986, cuando el Himno de Bélgica no estuvo disponible y los organizadores decidieron no tocar ninguno de los dos. A la afición no le gustó el hecho de comenzar el juego sin cantar el Himno Nacional Mexicano, así que de forma totalmente improvisada los entonces 120 mil asistentes comenzaron a cantar hasta que el Azteca fue una sola voz. Al escuchar, los jugadores mexicanos que ya calentaban dispersos en el terreno, se unieron en aleatoria formación y cantaron junto con su afición. Uno de los hechos más emotivos que ha vivido el Coloso de Santa Úrsula y que motivo al extremo a nuestra Selección.

[mt][foto: D. Leah/MEXSPORT][r/osra]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×