Ganar en el Azteca no es la motivación, la motivación es ganar: Ramírez

En zona de calificación el América se aferra a la Liguilla. El equipo depende de sí mismo para meterse a la Fiesta Grande y dejar atrás los malos tiempos donde no eran protagonistas; hoy está...
 En zona de calificación el América se aferra a la Liguilla. El equipo depende de sí mismo para meterse a la Fiesta Grande y dejar atrás los malos tiempos donde no eran protagonistas; hoy está cerca de poder pelear el título.  (Foto: Omar Martínez, Notimex)
Ciudad de México -
  • El estratega de las Águilas sabe que tiene que ganar en casa para entrar a la Liguilla

En zona de calificación el América se aferra a la Liguilla. El equipo depende de sí mismo para meterse a la Fiesta Grande y dejar atrás los malos tiempos donde no eran protagonistas; hoy está cerca de poder pelear el título, por ello una victoria en casa se torna urgente para las aspiraciones del plantel. Las Águilas son el peor local del Clausura 2009, en casa no han ganado un solo juego y aunque fuera de ella muestran una cara ganadora, los números no son los mismos en el Coloso de Santa Úrsula, como en otros torneos. La presión por tener un triunfo es obvia, pero Jesús Ramírez, técnico del equipo deja muy clara la razón. "Ganar en el Azteca no es necesariamente el objetivo, el objetivo es ganar por la situación en la tabla que nos permite seguir anhelando la calificación, pero ganar en el Azteca no es la motivación, la motivación es ganar para poder calificar. "El rival también cuenta, si el estadio marcara una diferencia para mí no la hay, creo que la diferencia es hacia adentro de la cancha, no es el estadio ni el calor ni nada, es adentro de la cancha", declaró el estratega de las Águilas. "Cuando un equipo sabe lo que tiene que hacer no importa dónde juegue." Ramírez no quiere desacreditar la importancia que el Coloso de Santa Úrsula tiene para el equipo y la afición americanista, pero para él, es muy claro que el cuadro de Coapa necesita jugar y ganar en cualquier lugar. "Evidentemente algunas circunstancias sí te pueden favorecer o no, pero realmente no lo veo como un factor, creo que cuando un equipo sabe lo que tiene que hacer no importa dónde juegue". Cinco partidos son los que separan al América de la Liguilla, el equipo entiende que tiene que apretar hasta el final, que no puede dejar nada para después porque puede costarle la calificación, sobre todo porque el grupo se encuentra sumamente apretado y entre el segundo lugar (América) y el quinto (Tecos), sólo hay tres puntos de diferencia. "Cada partido, cada semana se vuelve más importante y esta semana es lo mismo, finalmente el ganar significaría mantener esa ventaja que llevamos y no estar supeditado a otros resultados, dependeríamos de nosotros". Las Águilas quieren seguir volando, que el despegue que por fin lograron, bajo las órdenes de Ramírez, no sea sólo un espejismo, desean que el grupo haya logrado la regularidad que desde el inicio se trazaron. "Hoy esperamos que realmente sea ese despegue que queremos, siempre he pensado que hay algo más que hacer cada semana y lógicamente uno quiere llegar al óptimo desempeño lo más pronto posible, tener una regularidad en juego y resultados, pero a veces las circunstancias no lo permiten". Al equipo que le urgen los resultados por la posibilidad de llegar más rápido a la calificación, no menosprecia al rival y entiende que Indios, con su urgencia por no descender buscará el triunfo como sea. "Será un partido muy complicado porque ellos también tienen necesidad de ganar, sabemos que los dos tenemos que buscar el resultado por diferentes circunstancias en la tabla, entonces me encantaría que vinieran a proponer un partido ofensivo, pero eso ya lo veremos".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×