Cabañas paraliza a todos en Guadalajara

Una lesión muscular tiene de cabeza al Clásico Nacional. Salvador Cabañas, el líder de goleo del futbol mexicano, y el mejor jugador de las Águilas está en duda para enfrentar a Chivas en el Clásico.
 Una lesión muscular tiene de cabeza al Clásico Nacional. Salvador Cabañas, el líder de goleo del futbol mexicano, y el mejor jugador de las Águilas está en duda para enfrentar a Chivas en el Clásico.  (Foto: Notimex)
Guadalajara, Jalisco -
  • América tiene reservada toda una ala del hotel

Una lesión muscular tiene de cabeza al Clásico Nacional. Salvador Cabañas, el líder de goleo del futbol mexicano, y el mejor jugador de las Águilas está en duda para mañana y a su arribo a Guadalajara, los que estuvieron presentes en la llegada del equipo de Coapa, se paralizaron a ver descender del autobús a Salvador Cabañas. "Chava, Chava" le gritaban los aficionados del América. "Va a jugar, vas a ver que sí juega mañana, sólo lo hacen para que se confíen los de Chivas", decía un aficionado de las Águilas a otro a las afueras del hotel Camino Real. Cabañas no volteó con los fotógrafos que aguardaron su llegada, se veía ausente. Con la mente en otro lado, como si quisiera que la molestia muscular pasara, y que todo fuera como una pesadilla. El América llegó a su hotel a las 16:30 horas y en el mismo camión llegaron los dirigentes, comandados por Michel Bauer, Yon de Luisa y Mauricio Culebro, después de ellos bajaron los jugadores, el último en descender del camión fue Juan Carlos Valenzuela. A Guillermo Ochoa, un club de fans lo aguardaban, amablemente fue a saludarlas, a firmarles una manta y para unas fotos, pero todo en fracciones de segundos. El América tiene reservaba una ala completa del hotel, donde nadie, si no es de la comitiva puede pasar; hay dos guardias de la posada vigilando que no pase nadie a molestar a los americanistas, los jugadores tampoco pueden recibir llamadas y a las 19:00 horas fue la cena. Cabañas siguió ausente, con la mente puesta en recuperarse, jugar y ser clave en el compromiso de mañana. Cabañas paraliza a su gente y a los aficionados de los rivales, unos para que juegue y los otros para que no lo haga. Chava pasará la noche lo mejor posible, soñando en el mejor clásico de su carrera, o en jugar unos minutos, aunque parece complicado. Hoy por lo pronto la duda mata a propios o extraños.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×