No hay culpables: Roberto Muñoz

Los ojos de Roberto Muñoz, Presidente del Necaxa, estaban rojos, las lágrimas aparecieron de inmediato cuando Francisco Chacón decretó el final del partido y mandó a Necaxa a Primera División "A".
Los ojos de Roberto Muñoz, Presidente del Necaxa, estaban rojos, las lágrimas aparecieron de inmediato cuando Francisco Chacón decretó el final del partido y mandó a Necaxa a Primera División "A".
 Los ojos de Roberto Muñoz, Presidente del Necaxa, estaban rojos, las lágrimas aparecieron de inmediato cuando Francisco Chacón decretó el final del partido y mandó a Necaxa a Primera División "A".
Estadio Azteca -
  • Al Presidente de los Rayos lo invadió la tristeza

Los ojos de Roberto Muñoz, Presidente del Necaxa, estaban rojos, las lágrimas aparecieron de inmediato cuando Francisco Chacón decretó el final del partido y mandó a Necaxa a Primera División "A". Muñoz no pudo controlarse, el ver a sus Rayos caer fue frustrante y doloroso. “Esto es una tristeza trenada, una impotencia tremenda por no haber logrado lo que teníamos que haber hecho, el resultado de Tigres era favorable con el empate, si hubiéramos ganado no hubiéramos mantenido, es una pena que los puntos que no se lograron ahí están”. Ya más calmado después de hablar con sus jugadores y Cuerpo Técnico, Muñoz no quiso señalar a nadie como responsables de la situación que los Rayos viven, pues entiende que era un compromiso de grupo que no se pudo concretar. “No hay culpables los resultados no se dieron y ahorita las cosas claras para terminar con todos esos mitos del hermano mayor que tratan de satanizar, los puntos que nos iba a ganar el América, o San Luis, ya quítense eso de la mente, es un mito que inventaron y que la gente no se deje llevar por eso, el futbol es el futbol, los resultados”. El Presidente de los Rayos señaló que esta semana se reunirá con la directiva del equipo para ver el futuro del grupo, aunque por el momento los jugadores no romperán la concentración y seguirán entrenando esperando que Salamanca llegue a la Final y así les de la opción de jugar el partido de la “promoción” contra Tijuana. De llegar a esta instancia y ganar el partido tendrían que pagar 2 millones de dólares para regresar al máximo circuito. Por el momento trabajarán en subir el ánimo de un equipo que no paró de llorar en el vestidor por el fracaso, un equipo que no entra palabras para “poder explicar la impotencia que hay en este momento”.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×