No esperaba que me abrieran las puertas en México: Barbosa

Barbosa llena el vaso de hielo, después del dispensador se sirve jugo de naranja para mitigar el inclemente calor de la tarde en Guadalajara.
 Barbosa llena el vaso de hielo, después del dispensador se sirve jugo de naranja para mitigar el inclemente calor de la tarde en Guadalajara.
Zapopan, Jalisco -
  • Barbosa aseguró que va paso a paso

Barbosa llena el vaso de hielo, después del dispensador se sirve jugo de naranja para mitigar el inclemente calor de la tarde en Guadalajara. El portero del Atlas viste un capri de mezclilla, una playera blanca con un balón en el pecho y de dos tragos se terminó la bebida. En una charla con Mariano Damián Barbosa, el portero habló de su pasado. De sus inicios cuando niño se dio cuenta de que no era bueno para el futbol. Se calzó los guantes, se fue al arco. Con el tiempo aprendió a recorrer la línea de gol, a armar una barrera, a lanzarse para evitar goles, a tirarse a los pies del delantero para mantener su marco invicto. A la edad en que en varios países del mundo sería menor de edad, se había adueñado del arco del Banfield en la Primera División de Argentina y a los seis meses ya vivía en España. Ahora, a días de cumplir 25 años llega como virtual dueño del arco atlista y sabe que tiene una difícil misión: darle solvencia a la parte baja del Atlas y alejarse lo más pronto posible del descenso. -¿Por qué el arco?- “Desde chiquito, porque era malo jugando y tenía que buscar otro puesto en la cancha y nada, me empezó a gustar me metí de lleno y salió todo bien, por suerte”. -¿De niño quién querías ser, a quién emulabas?- “En su momento en Argentina, estaba Islas atajando, Goycochea y esos monstruos que atajaron allá y uno se fija un poco en eso y después a la hora de jugar, agarrar unas cosas de todos y después con el estilo de uno”. -¿Cómo fue que a los 19 años estabas jugando Copa Libertadores y después estabas siendo titular en España?- “En mí fue una situación rara, pues no pensaba primero viajar, ni mucho menos debutar tan joven, se me dio la posibilidad y me salió bien y luego el pase para afuera fue rapidísimo, pues jugué seis meses en Argentina y luego me fui a Europa, pero todo muy rápido”. -¿Por qué se perdió la continuidad en su carrera?- “Yo estaba en el Villareal y estaba alternando el arco con el compañero y se me abrió la posibilidad de ir a otro equipo, puesto que Diego López, quien es ahora el portero titular, y nada yo había hablado con el entrenador de que buscara otra cosa y se me dio lo del Recreativo, lo aproveché, pero cuando llegué ahí no era lo que me habían dicho, me habían traído para jugar y nada me tuvieron esperando y esperando, jugué cuatro partidos de la Copa del Rey y no pude jugar mucho, y los dirigentes me dijeron que me quedara tranquilo, que ellos iban a comprarme para quedarme, así que era raro ahí, me quería comprar y no jugaba. Me quedé prácticamente parado y salió la posibilidad de ir a Argentina, yo fui de vacaciones y me salió alguna propuesta de Estudiantes y era buena me convenía en los dos aspectos y cuando me arreglo con Estudiantes el portero titular (Mariano Andujar) se le cayó el pase y se quedó, estuve seis meses parado ahí, jugué un partido solo; después se abrió la puerta en River y me fui, sabiendo que no era el mejor momento del club, el arco era prácticamente un fierro caliente que tenía que agarrar, y me la jugué, por lo menos pude jugar un par de partido, en la Copa y cuando menos pude jugar un poco”. -¿Por qué México?- “Es una linda plaza, he tenido compañeros que me hablaron muy bien de México, es una experiencia nueva, un futbol nuevo y hoy a nada de cumplir 25 tengo la posibilidad de adquirir otro tipo de experiencias y eso es bueno para mi carrera... No esperaba que me llamaran de México, y me abrieran las puertas, si bien acá jugué una vez sola, cuando jugué con Banfield la Libertadores, me sorprendió y lo tomé como un reto, para tomar experiencia en un futbol nuevo”. -¿No es una arma de doble filo llegar a un club como el Atlas, que tiene tantos años sin ganar nada?- “Pero eso quedará en el grupo que se forma hoy, pues se buscará cambiar la forma de pensar y buscar objetivos más concretos y buscar sacar adelante eso”. -¿Qué prefiere más, el pelotazo o salir jugando?- “El pelotazo por los países que me tocó jugar era normal, pero con Ricardo ahora es jugar por abajo y es cuestión de práctica, de entenderse con los compañeros para hacer lo mejor posible… Es cuestión de mirar y ver si se puede o no, si te presiona un delantero no las vas a bajar y salir así. Eso se ve en el partido y si da para salir jugando, pero si el rival te aprieta y lo hace bien, te corta la salida es complicado, ahí tiras el pelotazo y después te armas bien de a bajo y arreglas el asunto, pero en la medida que se pueda, hay que hacer lo que el entrenador dice”. -¿Qué metas tiene para el mediano y largo plazo?- “Hoy mi meta es jugar, hacer las cosas bien y las metas uno se las va poniendo, y a medida de que pase el tiempo y ahora un objetivo es salir del promedio donde estamos complicados y hay que meternos en el objetivo ese y después pensar en lo que será el campeonato, pero hoy vamos paso a paso”.  

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×