Lo hizo por amor al arte... y acumuló 28 años inolvidables

Cierra los ojos para darle un vistazo al capítulo que más ha disfrutado escribir en su compendio de aventuras, pero al mirar las fotografías de antaño, Don Alejandro Cruz se reconoce entre amigos...
Cierra los ojos para darle un vistazo al capítulo que más ha disfrutado escribir en su compendio de aventuras, pero al mirar las fotografías de antaño, Don Alejandro Cruz se reconoce entre amigos de profesión y familiares.
 Cierra los ojos para darle un vistazo al capítulo que más ha disfrutado escribir en su compendio de aventuras, pero al mirar las fotografías de antaño, Don Alejandro Cruz se reconoce entre amigos de profesión y familiares.  (Foto: Karina Xicotencatl)
Ciudad de México -
  • El Árbitro Asistente Alejandro Cruz se retiró en la Final entre Pumas y Pachuca

Cierra los ojos para darle un vistazo al capítulo que más ha disfrutado escribir en su compendio de aventuras, pero al mirar las fotografías de antaño, Don Alejandro Cruz se reconoce entre amigos de profesión y familiares quienes siempre estuvieron a su lado para acompañarle en el camino del éxito. Con cierto recelo y mucho orgullo, el mejor Árbitro Auxiliar que ha tenido el futbol mexicano, saca de una cajita de plástico las insignias, los uniformes, las banderillas y la última playera que utilizó en la Final del Torneo Clausura 2009, prenda con la cual dio por finalizada una exitosa carrera que duró 28 años. "Esta carrera me ha dado muchas satisfacciones, pero más que nada muchos amigos que me quieren y me aprecian. Te vienen a la mente todas las experiencias y todo el cúmulo de conocimientos que el arbitraje me dio en estos años y el orgullo de haber representado a México en el extranjero". DEJANDO HUELLA Alejandro Cruz se convirtió en un trotamundos que tuvo la oportunidad de pisar los mejores escenarios para jugar al futbol, lugares en los que pudo tocar a los ídolos del balompié internacional quienes fueron vitoreados por miles de aficionados, todos y cada uno hoy forman parte de sus mejores recuerdos. "En México recuerdo mi primera Final que fue Cruz Azul contra León en 1997 y en 1998 también la Final entre Toluca y Necaxa, fueron partidos que sí marcaron mi trayectoria arbitral. A un nivel internacional recuerdo el partido en el que salí con Armando Archundia en Osaka, Japón, el cual fue Japón contra Corea, tuve sentimientos muy agradables que marcaron mi vida". El primer Gafete FIFA llegó al uniforme del abanderado mexicano en 1997, parche que ganó gracias a su perseverancia y dedicación, sin importarle que todos los días debía trasladarse desde la Ciudad de Puebla hasta el Distrito Federal (ida y vuelta) para recibir capacitación después de desempeñarse como Profesor de Educación Física por las mañanas. "Es la constancia, la perseverancia y el trabajo las llaves del éxito. Muchas veces nuestro trabajo pasa desapercibido ya que generalmente se dan cuenta de nosotros cuando nos equivocamos. "La continuidad da mucha seguridad, la práctica y el análisis, el estudio constante. La preparación hoy en día es constante, es cosa diaria pulir la cuestión técnica, hay veces que se entrena y hay que quedarse más tiempo para perfeccionar lo físico también, incluso cuando uno se retira se sigue aprendiendo". ¿SE VIVE DEL ARBITRAJE? Don Alejandro es claro al decir que no. El dinero que recibía por partido era poco y por eso muchos árbitros combinan el arbitraje con otra actividad, sino sería imposible vivir de levantar la bandera. A pesar de ello, Cruz señala después de meditarlo unos minutos, que en general se tiene la idea que el gremio arbitral viven con gran comodidad, pero en el fondo sufren carencias económicas y deportivas. "Todos critican el arbitraje, todos opinan sobre el arbitraje, incluso he llegado a escuchar que estamos en el fondo, que no hay buenos árbitros, pero nadie mueve un dedo para ayudar. "Es un mito el decir que se gana muy bien, nada que ver. Nosotros debemos tener una profesión y un trabajo alterno a éste, dedicamos un tiempo diferente a lo que hacemos normalmente. Yo hice una trayectoria de 28 años en el sector profesional y siempre ha sido así, hay que tener una profesión para los gastos de la casa y la familia, y la cuestión arbitral es un gusto aparte". Ya en el retiro de los rectángulos verdes empastados, Alejandro desea colaborar para que surjan más y mejores árbitros que sean tan exitosos y reconocidos como lo ha sido él. Entre sus proyectos está darle mayor presencia a hombres y mujeres poblanas en el arbitraje. "Aquí en Puebla está Tomás Pérez, que es de Tlaxcala y Miguel Hernández que trabajan en la Primera 'A', son quienes tenemos en mente para darles proyección al igual que algunos muchachos de la Tercera División, pero ahorita no hay alguien que esté consolidado. Si se deja un hueco, me preocupa porque siempre es importante tener un árbitro consolidado con gafete FIFA y mucho mejor si es de aquí (Puebla)". SOBRE CABALLEROS Y ALMAS REBELDES Del Real Madrid al Atlético Celaya llegó en la década de los 90 un Caballero de las canchas de origen español, Emilio Butragueño, el jugador más honesto y talentoso al que conoció el abanderado mexicano en toda su trayectoria. "Normalmente uno se lleva bien con los jugadores, fuera del terreno de juego somos seres humanos y siempre quieres estar bien con todos y que no existan enemigos. Con Jorge Campos me llevé muy bien, un señorón Butragueño, un caballero. Él reconocía en la cancha cuando un adversario hacia una buena jugada o un buen gol, él lo reconocía en la cancha y nunca fue de los que fingía para ganar un partido y como él, hasta el momento no he conocido a otro". De Cuauhtémoc Blanco, recuerda su alma rebelde para reclamar todo, y que echaba lumbre cada que era pillado en alguna acción indebida. "Problemas con algún jugador, sólo (tuve) con Cuauhtémoc Blanco. En el terreno de juego sí es muy incómodo para trabajar ya que protesta de todo. Él siempre protestaba y mentaba madres, en un encuentro contra Monterrey pisó a un jugador con toda la mala intención, yo llamé al árbitro, reporté la falta y lo expulsaron. Ahí Blanco rezó un rosario completo, me reclamó y me dijo de todo y me gritó 'pero lo vas a ver en la repetición'. Puedo decirte que llegué a mi casa a verlo y sí, era expulsión". Así, con la cabeza llena de recuerdos y con toda la energía que le transmiten sus dos hijos, su esposa y sus padres, Alejandro Cruz disfrutará del festejos de sus 50 primaveras, recorrerá la República Mexicana y pondrá manos a la obra para mejorar las condiciones de trabajo de las futuras generaciones arbitrales a quienes aconseja siempre ambicionar el éxito.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×